El pasado 22 de abril del 2022 se congregó un grupo de personas especializada en el sector del neumático y del reciclado de los mismos con el objetivo de tratar «La nueva ley de residuos» a través de un foro organizado por la TNU (acrónimo de Tratamiento Neumáticos Usados S.L).

Una ley que mejora la situación del sector

El foro comenzaría con la participación de Javier de Jesús Landesa (Director operativo de la TNU) quien daría su opinión sobre el verdadero impacto que tendría la ley en el sector del reciclado.

Según sus propias palabras, esta ley es justamente lo que la industria necesita, ya que incentiva el reciclado, así como la recuperación y reutilización en general. De Jesús insistió en que esta ley no solo se centra en el tratamiento del neumático, sino que también trata el controvertido tema de sancionar otras formas de valorización (como podría ser la valoración de eliminación o energética.

El director operativo de la TNU ha querido recordar que el origen de esta ley se basa en una directiva europea del año 2018 que introducía importantes cambios en el sector. Mejora la transparencia, mejora el control, el volumen y mayores incentivos a la hora de reciclar. Pero también es un buen recurso para mejorar la capacidad que tienen los gestores a la hora de vender los productos obtenidos de residuos.

La solución a muchos años de problemas desajustes

Fernando Burgaz (Jefe del Área Subdirección General de Economía Circular de la D.G. de Calidad y Evaluación ambiental del Miteco) ha querido aclarar que la publicación del Real Decreto 731/2020 (con el que se procedería con la modificación de la normativa que se mantenía desde el año 2015) produjo una serie de problemas entre 2018-2019 en las relaciones existentes entre los productores, gestiones y administraciones.

No se tardó demasiado en llegar a la conclusión de que algo no estaba funcionando, y fue en ese momento cuando se hizo una revisión de la normativa que regulaba la gestión de los neumáticos que ya no se estaban utilizando. Para ello, el documento se centraría en puntos urgentes para que se modificaran cuánto antes. Y son precisamente estos cambios los que se introdujeron en el RD. A partir de este momento, el balance ha sido positivo. La mayoría de los problemas relacionados se han solucionado.

Una ley que trae grandes cambios al sistema

Son muchas las empresas las que ya habían hecho ciertos cambios en su forma de funcionar para mejorar la gestión del reciclaje. Un buen ejemplo, lo tenemos en la gestión de las cuchillas para el reciclado de Teco Knives.

Sin embargo, el sector de los neumáticos todavía estaba muy atrasado hasta la llegada del Real Decreto 731/2020, así que el cambio era más que necesario. Entre algunos de los cambios importantes que ha traído este RD lo tenemos en la incorporación de los neumáticos de gran tamaño al sistema de gestión. Es decir, aquellos que tenían un diámetro superior a los 1400 mm.

Esto era algo indispensable ya que permite que todos los neumáticos se puedan gestionar utilizando procedimientos en común, y que no se requiera un procedimiento diferente por cada tipo. Otro importante cambio lo encontramos en la responsabilidad. Ahora se hace responsable de la gestión de los neumáticos usados también a los productores.

Para evitar cualquier confusión, se ha creado un sistema de información al que puede recurrir cualquier persona que esté interesada en la gestión de los neumáticos (como podría ser un operador o un gestor). Uno de los aspectos que no había quedado demasiado claro en el RD lo encontrábamos en la razón de ser de los CAT (acrónimo de Centros Autorizados de Tratamiento). Ahora se han agregado algunas mejoras que han sido analizadas y puestas en consenso.

Prohibición de la destrucción los productos obsoletos: Una prioridad de la nueva ley

En el Artículo 18 de la nueva Ley podemos encontrar referencias a la prohibición de destruir aquellos productos que se consideren obsoletos y que todavía no estén caducados. La alternativa es donarlos, sacarlos a la venta con algún descuento o reciclarlos.

Con esta importante medida se evita la obsolescencia programada que practican muchas empresas. En relación a los neumáticos, con esta ley se evitará que los neumáticos aptos puedan acabar desechados en una planta cementera.

Antes, las partidas de venta de los neumáticos podrían quedarse obsoletas si no se habían vendido en un periodo de tiempo corto. A la hora de volver a introducirlos de nuevo en el mercado encontrábamos un gran problema: este no estaba relacionado con el ámbito legal (debido a que los neumáticos no tienen caducidad) pero sí relacionado con las exigencias marcadas por cada consumidor.

En definitiva, la nueva Ley de Residuos permitirá mejorar las condiciones de reciclabilidad de los neumáticos.

Fuente: Redacción Ambientum



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de