PIXABAY

Una investigación refleja cómo capturan los bosques azules los microplásticos y alerta de su afección a estos ecosistemas marinos.

Los manglares y las praderas marinas crecen en muchos lugares costeros del mundo, formando «bosques azules» que constituyen un entorno importante para un gran número de especies animales. En ellos, los peces juveniles pueden esconderse hasta que son lo suficientemente grandes como para cuidarse por sí mismos; los cangrejos y los mejillones viven en sus fondos, y las aves se alimentan de sus plantas.

Sin embargo, las zonas costeras cubiertas de plantas no sólo atraen a los animales, sino también a los microplásticos, según un nuevo estudio. «Cuanto más densa es la vegetación, más plástico se captura», afirma la profesora y experta en ecología costera Marianne Holmer, de la Universidad del Sur de Dinamarca, autora del estudio en colaboración con colegas de la Universidad de Zhejiang (China), entre otros.

A Holmer le preocupa cómo los microplásticos acumulados afectan a la vida animal y vegetal. «Sabemos por otros estudios que los animales pueden ingerir microplásticos y que esto puede afectar a su organismo». Los animales ingieren microplásticos con la comida que buscan en los bosques azules. Pueden asfixiarse o morir de inanición, y las pequeñas partículas de plástico pueden también atascarse en diferentes lugares del cuerpo y causarles daños.

Otro problema de los microplásticos es que pueden estar cubiertos de microorganismos, toxinas ambientales u otras sustancias peligrosas para la salud que promueven enfermedades y que se transfieren al animal o a la planta que los absorbe. «Cuando los microplásticos se concentran en un ecosistema, los animales están expuestos a concentraciones muy elevadas», explica Marianne Holmer.

Microplásticos concentrados

La investigadora señala que los microplásticos concentrados, por ejemplo, en un lecho de hierbas marinas son imposibles de eliminar de nuevo.

El estudio, publicado en la revista Environmental Science and Technology, se basa en el examen de tres zonas costeras de China en las que crecen manglares, hierba marina japonesa (Z. japonica) y la hierba palustre Halophila ovalis. Todas las muestras tomadas en los bosques azules tenían más microplásticos que las muestras de los lugares de control sin vegetación.

Las concentraciones eran hasta 17,6 veces superiores, y eran más altas en los bosques de manglares, por lo que se cree que estos capturan más microplásticos. Aun así, en los lechos de praderas marinas las concentraciones también eran hasta 4,1 veces mayores.

Los investigadores también creen que los microplásticos se fijan en estos ecosistemas de la misma manera que el carbono; las partículas se capturan entre las hojas y las raíces, y los microplásticos se entierran en el lecho marino. «La captura de carbono fija el dióxido de carbono en el lecho marino, y los bosques azules son muy buenos en eso, pero es preocupante que ocurra lo mismo con los microplásticos», dice Marianne Holmer.

Aunque el estudio se realizó en las costas chinas, puede ser relevante para ecosistemas similares en el resto del mundo, incluida Dinamarca, donde los lechos de hierba marina están muy extendidos. «Creo que también encontraremos mayores concentraciones en las praderas marinas danesas y del resto del mundo», afirma Holmer.

Fuente: Residuos Profesional,

Artículo de referencia: https://www.residuosprofesional.com/manglares-praderas-marinas-microplasticos/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de