La población empadronada en Madrid  se ha incrementado en un 3,5% en los últimos 6 años, mientras los residuos han bajado un 3,8%. "La crisis económica ha sido el factor principal de la reducción de los residuos en la Ciudad de Madrid. Todo parece indicar que es el reflejo del descenso del consumo privado y de la caída de la actividad económica", indicó Botella.

Si entre 2004-2007 los residuos se incrementaron en un 5,92%, en los dos últimos años la reducción ha sido del 9,2%.  Este descenso se debe a la caída del 5,7% de los residuos asociados al consumo privado entre 2007 y 2009, y de los relacionados con la actividad económica en un 20,5% durante el mismo periodo.

Ciudadanos más comprometidos

"El compromiso de los madrileños con la separación en origen de los residuos ha mejorado notablemente", constató Botella. La aprobación de la nueva Ordenanza de limpieza y gestión de residuos, las campañas de concienciación y sensibilización y la educación ambiental ofrecen resultados muy positivos.

Mientras los residuos han descendido de forma significativa, la recuperación de materiales se ha incrementado en un 41,3% entre 2004 y 2009. Además de a la colaboración ciudadana, esta mejora de los datos se debe a una mayor eficiencia en los procesos de recuperación de materiales en el Parque Tecnológico de Valdemingómez. "Madrid es uno de los pocos ayuntamientos que recupera materiales de la bolsa resto" ha destacado Ana Botella.

Entre 2004 y 2009 el papel y cartón, y el vidrio depositados por los madrileños correctamente en los contenedores se incrementó un 54,24% y un 61,88%, respectivamente, y la cantidad de envases ha crecido un 8,85%.

Asimismo, los materiales recuperados en el Parque Tecnológico de Valdemingómez han aumentado un 24,16%. A partir de la materia orgánica se han obtenido una media anual de 78.000 toneladas de compost.

Tratamiento integral de residuos

Madrid es una de las pocas ciudades de España, como recordó la delegada,  que realiza un tratamiento integral de los residuos, no sólo  basado en la recuperación de materiales sino también en su aprovechamiento energético.  La capital produce por este sistema el 2,3% de la energía eléctrica que se consume en la ciudad. En estos 6 años se ha obtenido una media anual de 323.585 megavatios hora, lo que equivale al consumo anual de todo el alumbrado de la ciudad más el autoabastecimiento del Parque Tecnológico de Valdemingómez.

Un kilo de luz

La puesta en funcionamiento en 2009 del Complejo de Biometanización  confirma la apuesta del Ayuntamiento por el aprovechamiento energético de los residuos, ya que se utilizará la energía contenida en la materia orgánica, y se reducirán las emisiones de CO2. Además, apunta Botella "nos permitirá, por primera vez en España, introducir la energía obtenida de los residuos en la red general de gas natural". "Los madrileños deben saber -continuó- que con 1 kilo  de materia orgánica que depositamos en la basura se pueden tener encendidas 30 bombillas de bajo consumo durante una hora". 

La generación de energía a partir de los residuos supone un avance pionero hacia un nuevo modelo energético, basado en energías renovables y menos dependiente del exterior. Además, la gestión integral de los residuos  produce importantes beneficios ambientales, como el ahorro de materias primas -563.067 toneladas por la recuperación de materiales-, o el evitar la  emisión de  700.000 toneladas de CO2 equivalente (datos 2009).

Pese a que los datos son muy positivos es imprescindible para Botella "continuar con una educación ambiental para fomentar la sensibilización y concienciación de los ciudadanos". Por eso Valdemingómez cuenta con un Programa Integral de Educación Ambiental desde el año 2007 que, a través de actividades formativas, se acerca a todos los sectores de la sociedad. Recibe una media anual de 10.000 visitantes.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de