El período pre-navideño, así como los días festivos y posteriores a la Navidad son fechas de gran consumo de productos envasados en vidrio, por tanto, es una etapa idónea para fomentar el reciclado de los residuos de envases de vidrio, y contribuir a la mejora y respeto del medio ambiente. 

Con un gesto tan sencillo como separar las botellas, frascos y tarros para depositarlos después en los iglúes tras las reuniones familiares y con amigos, reducimos el consumo de energía, ahorramos materias primas y disminuimos los vertederos y la contaminación del aire.

También hay que recordar que nunca hay que depositar porcelana, cerámica, loza, copas y vasos de cristal, así como tapones en estos contenedores, pues empeoran la calidad del vidrio y dificulta la fabricación de nuevos envases.

Según los últimos datos elaborados por la organización Ecovidrio, el incremento del año 2008, en torno a un 9%, a nivel nacional no ha sido algo coyuntural, sino una tendencia evolutiva y sostenida gracias a la mejora continua de la gestión del reciclado de vidrio y de la sensibilización ciudadana. Así, los españoles depositamos en los contenedores un total de 716.204 toneladas de residuos de envases de vidrio en 2008.

Además del vidrio depositado en los contenedores, los agentes económicos colaboradores han recuperado 256.454 toneladas de residuos de envases de vidrio procedentes de otras fuentes (plantas de envasado, de selección…), reciclándose un total de 972.658 toneladas en el año 2008.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de