A pesar de ello, la producción y consumo de este material sigue disparándose: ¿Sabía que en los últimos diez años hemos producido más toneladas de plástico que en toda la historia?

Y en cifras, las últimas estimaciones afirman que en el 2020 se superarán los 500 millones de toneladas al año, lo que supondría un 900% más que los niveles de 1980. A continuación se muestra una gráfica de la Producción de plástico a nivel mundial desde 1950 hasta 2014 (en millones de toneladas):

Producción de plástico a nivel mundial

Fuente: www.statista.com


En 2014, la producción mundial de plástico alcanzó los 311 millones de toneladas, 59 de los cuales se produjeron solo en Europa. En el resto del mundo, destaca la incidencia de China, a la cabeza como uno de los mayores países productores que abarca un cuarto de la producción global. El exceso de producción, la usabilidad, durabilidad y perseverancia en el medio ambiente, convierten a los plásticos en una amenaza directa para la tierra. Por ello, cada vez más gente trata de crear conciencia para aunar recursos y poder lograr una producción sostenible y equitativa de este producto. 

La celebración del Día Mundial del Medio Ambiente no iba a ser menos. Este año bajo el lema “Un planeta sin contaminación por plásticos” se organizarán campañas y eventos destinados a concienciarnos profundamente sobre esta problemática. En concreto, ejercerá su influencia en cuatro áreas clave:

  • Reducir los plásticos de un solo uso: El 50% de los plásticos de consumo están diseñados para usarse una sola vez, de modo que proporcionen una comodidad momentánea antes de ser desechados. Eliminar los plásticos de un solo uso, tanto de las cadenas de diseño como de nuestros hábitos de consumo, es un primer paso crucial para vencer la contaminación por plásticos. 
  • Mejorar la gestión de residuos: Cerca de un tercio de los plásticos que utilizamos escapan a nuestros sistemas de recolección. Una vez en el medio ambiente, los plásticos no desaparecen, simplemente se vuelven cada vez más pequeños, duran un siglo o más y es así como ingresan a nuestra cadena alimentaria. Los esquemas de gestión y reciclaje de desechos son esenciales para una nueva economía del plástico. 
  • Erradicar los microplásticos: Estudios recientes muestran que más de 90% del agua embotellada y 83% del agua del grifo contienen microplásticos. Nadie está seguro de lo que eso significa para la salud humana, pero cantidades crecientes están apareciendo en nuestra sangre, estómagos y pulmones con una regularidad cada vez mayor. Las microperlas plásticas en los productos de belleza y otros materiales no recuperables empeoran la situación. 
  • Promover la investigación de alternativas: Las soluciones alternativas a los plásticos a base de petróleo son limitadas y difíciles de expandir masivamente. Se necesita más investigación para hacer que las alternativas al plástico sean sostenibles y económicamente viables, así como disponibles para todos los consumidores.

Entre otros datos que últimamente se dan a conocer destaca la producción masiva de bolsas de plástico:

Hasta 5 billones de bolsas plásticas se utilizan cada año

Las bolsas, junto con el resto de productos de plástico desechables, son las que mayor impacto causan sobre el medio ambiente. Más de la mitad de la producción va destinada a estos productos, de uso breve pero de larguísima eliminación o asimilación por los ecosistemas terrestres.  

Se calcula que aproximadamente el 50 % de estas bolsas se usan ¡Una sola vez!. Además, están fabricadas a base de materiales derivados del petróleo (tardan en degradarse más de medio siglo) y algunas de ellas pueden contener, incluso, sustancias metálicas tóxicas por el empleo de tintas (bolsas serigrafiadas). No sólo las bolsas, infinidad de productos que utilizamos a diario acaban formando parte de esta contaminación: botellas, envases, envoltorios, etc.

¿Y dónde acaban?

Incineración, reciclado, depósito en vertederos o arrojados al medio ambiente. Algunas fuentes citan los siguientes porcentajes: 

  • Sólo un 9% del plástico es reciclado
  • Un 12% es incinerado
  • Un 79% es acumulado en vertederos

Otro dato que nos dejan los medios del “World Environment Day” es: 

El 90% del agua embotellada contiene partículas de plástico

Varios investigadores realizaron un análisis de agua embotellada con más de 11 marcas, ¿Y cuáles fueron los resultados?

  • Más del 90% contenía microplásticos, en concreto, una media de 325 partículas por cada litro.
  • La OMS ya ha anunciado como consecuencia, una revisión sobre los riesgos potenciales del plástico en el agua embotellada.

Ante todos estos hechos, ya se han empezado a tomar algunas decisiones enfocadas a reducir drásticamente la presencia de los plásticos en nuestra vida:

  • Los gobiernos deben liderar la transición hacia una nueva economía del plástico promulgando políticas que impulsen un modelo más circular de diseño y producción de este material. 
  • El sector privado debe innovar, adoptando modelos comerciales que reduzcan el impacto de sus productos en las partes finales de la cadena de suministro. 
  • Los ciudadanos deben actuar como consumidores informados, exigiendo productos sostenibles y adoptando hábitos sensatos en sus propias vidas. 


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de