Iberdrola ya ha comenzado el acopio de restos forestales en la comarca de Molina, para abastecer de materia prima la planta de biomasa de Corduente cuya entrada en funcionamiento está prevista para el próximo otoño. Los responsables de Iberdrola esperan alcanzar las 3.000 toneladas antes del próximo 1 de junio, ya que una vez que comience la campaña contra incendios resultará imposible realizar tareas forestales.

Así lo confirmaba la semana pasada desde Bilbao, Venancio Rubio, responsable de Renovables en Castilla-La Mancha, anunciando que el próximo lunes tendrá lugar en Guadalajara la reunión de la Comisión de Seguimiento del Plan de recuperación del Ducado, donde se analizará entre otras cuestiones la marcha de las obras de esta central de biomasa. La planta de biomasa de Corduente, cuya primera piedra se colocó en abril de 2007, contará una potencia nominal de 2 megavatios, será capaz de producir, 14.000 kilovatios a a la hora, energía que bastará para abastecer a 4.600 familias, o lo que eslo mismo, 13.800 habitantes.

Además la planta tendrá un consumo de 126 metros cúbicos de agua al año y precisará de los residuos forestales de unas 800 a 1.000 hectáreas de monte al año para abastecer de combustible esta planta , lo que supone 20.000 tonelas al año para su funcionamiento. La instalación tendrá una inversión aproximada de seis millones de euros y a demás de la producción de energía estará dedicada a la investigación y tratará de impulsar cultivos energéticos para la zona.

Termosolares con empleo

La central de biomasa de Corduente sera una de las inversiones estrellas de Iberdrola en la región para 2008, pero no la única. Según señaló Víctor Rodríguez Ruiz, delegado de Iberdrola en Castilla-La Mancha y Director de Iberdrola Renovables, la apuesta llegará también de la mano de las termosolares. Al proyecto de Puertollano, una planta con 50 megavatios y una inversión de 185 millones de euros, se sumarán otras cinco plantas proyectadas por la compañía (una en Almansa, dos en Manzanares, una en Almadén y otra en Oropesa).

Rodríguez aseguró que estas plantas termosolares pueden ser todo un revulsivo para paliar el desempleo que se está generando con la crisis de la construcción. Suponen cientos de empleos cada una en los trabajos de obra pública para su instalación y luego aseguran unos 50 puestos de trabajo directo y cerca de 150 indirectos por cada planta cuando ya están en funcionamiento.

En cuanto a energía eólica, la inversión más grande que de momento tiene prevista la compañía en Guadalajara es en el desarrollo de cinco parques eólicos en Mondéjar, donde Iberdrola participa con otras dos sociedades. Este complejo alcanzará los 250 megavatios de potencia.

Iberdrola es el grupo de referencia en Castilla-La Mancha en energías renovables, con una potencia eólica de 1.881 MW, repartida entre 53 parques, 13 de ellos en Guadalajara , señaló Víctor Rodríguez, quien cifró en un 40 la aportación en la producción de energía verde que la comunidad autónoma realiza en el global de la compañía. "Hemos invertido hasta la fecha 2.000 millones de euros en Castilla-La Mancha y nuestro compromiso sigue firme", concluyó el responsable de Iberdrola.

Convenio para el aula de la energía en Maranchón

En el apartado de acciones sociales de Iberdrola, Venancio Rubio anunció que este mismo viernes quedaría desbloqueado el proyecto del aula de la energía en Maranchón, con la firma del convenio con el Ayuntamiento de la localidad.

Este aula, que debería estar ya en funcionamiento ha sufrido más de un año de demora, porque la compañía ha tenido que renunciar al proyecto ya realizado para rehabilitar un edificio antiguo y buscar una nueva ubicación con obra nueva."Esperamos que a partir de ahora, con la licencia de obra ya aprobada, se agilice el proyecto y pueda estar listo en año y medio", señal´Rubio.

Asegurada la evacuación de las fotovoltaicas

Iberdrola invertirá 9 millones de euros a lo largo de 2008 en la ampliación, renovación y modernización de la infraestructura de red eléctrica que posee en la provincia de Guadalajara, que asegurarán la evacuación de energía de las 26 plantas fotovoltaicas que se están desarrollando en la provincia con distintos promotores públicos y privados.

La compañía concluirá las obras de construcción de cinco subestaciones en Cabanillas, Yunquera, Fontanar , Torija y Fuentes de la Alcarria, y modernización otras que también serán fundamentales para asumir el fuerte aumento de la demanda eléctrica en la provincia, el más elevado de Castilla-La Mancha el pasado año, con más del 3,6 por ciento.

Para el refuerzo y la renovación de líneas eléctricas en la provincia, la compañía va a invertir 2,3 millones de euros para el desarrollo de nuevas redes de muy alta tensión e instalar nuevas líneas de media y baja tensión y renovar otras.

Mediante estas actuaciones, Iberdrola quiere asentar la calidad de suministro que ya ofrece en Guadalajara, que Fernando Arrajón, responsable de este área en la compañía, calificó como "uno de la los mejores de España". Iberdrola posee en la provincia más de 85.000 clientes.

En el global de Castilla-La Mancha Iberdrola destinará unos 77 millones de euros para seguir incrementando la calidad de suministro eléctrico.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de