PIXABAY

La aceituna se ha sumado a la larga lista de candidatos biodegradables en contra de los materiales plásticos. Diseñadores, científicos y biólogos trabajan a contrarreloj para encontrar materiales biodegradables que sustituyan a una de las principales amenazas medioambientales: el plástico.

Los plásticos se han vuelto en los últimos años los residuos más abundantes en todo el mundo y también los más peligrosos. El impacto ambiental del plástico provoca daños a los ecosistemas de todo el mundo. La carrera por sustituir este material ha planteado alternativas encontradas en huesos de aguacate, cáñamo, maíz, hojas de plátano o incluso en la proteína del calamar…

La diseñadora brasileña Silvana Catazine y el arquitecto español Josean Vilar han conseguido hacer realidad un compuesto con huesos de olivas biodegradables y reutilizables que opta a alternativa frente al plástico. Bajo la marca “Re Olivar” comercializan juguetes, muebles y paneles para stands de ferias. La diseñadora industrial y el arquitecto han dado con la clave para crear un plástico que varía en flexibilidad, transparencia y textura según el uso que se le quiera otorgar.

La nueva vida de la aceituna

Silvana comenzó a investigar sobre los posibles usos de los huesos de aceituna, dentro del programa de desarrollo de materiales biorgánicos de la Unión Europea. España es líder mundial en producción y exportación de aceitunas, con el 71% del total de la Unión Europea y el 22% de la producción mundial.

La diseñadora explica, además, que tras un proceso de triturado en el laboratorio se añaden varios ingredientes para aglutinar el material según la elasticidad, permeabilización y resistencia que se pretenda conseguir al final del proceso.

La apariencia de este material biodegradable comprende desde la transparencia hasta conseguir una textura granulada o un aspecto similar al que tiene la madera. También se puede presentar en diferentes colores gracias a un proceso de teñido.

Adiós al plástico

La pareja unió sus intereses y generó sus primeros productos. Los juguetes, que se encuentran entre los artículos con una vida más corta, son una fuente importante de contaminación. Silvana y Josean han creado unas piezas de puzzle en 3D con las que los niños pueden elaborar sus propias formas. Las piezas se pueden derretir en una cacerola y transformarse, dependiendo de la imaginación.

Como explican la diseñadora y el arquitecto, pronto las grandes marcas darán el empujón e introducirán este tipo de materiales al mercado. Este giro de producirá cuando surja un aumento de la conciencia social sobre el gran problema al que nos enfrentamos.

Fuente: STOP CAMBIO CLIMÁTICO,

Artículo de referencia: https://stopcambioclimatico.azurewebsites.net/2021/05/12/reciclar-huesos-aceituna-para-crear-nuevo-material-biodegradable/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de