España se sitúa a la cabeza de Europa en el reciclaje de automóviles

La publicación del Real Decreto 20/2017 de vehículos al final de su vida útil (VFU) servirá para reforzar la posición de liderazgo de España dentro de la Unión Europea (UE) en el reciclaje de automóviles. El documento fue publicado en el BOE el pasado 21 de enero después de estar cerca de un año paralizado por la situación de gobierno en funciones.

La Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje (FER) ha celebrado la puesta en marcha de la normativa al considerar que supone, en palabras de su directora general, Alicia García-Franco, “la consolidación de un sector que ha conseguido que España lidere el reciclaje de automóviles en la UE sin que el ciudadano tenga que pagar por ello”.

Anualmente, se dan de baja en España en torno a 700.000 unidades de los automóviles incluidos en el nuevo real decreto (turismos, todoterrenos y vehículos comerciales ligeros). Los últimos datos aportados por España a Eurostat sobre reciclaje de VFU son de 2014 y ascienden a un 93,5% de recuperación total, muy cerca del 95% que fija Bruselas para 2015. “Si tenemos en cuenta que en 2002 partimos de una cifra de recuperación del 76%, el salto experimentado por el sector es de gigante”, comenta la responsable de FER.

Cambios ambiciosos

García-Franco ha destacado que, aunque los cambios de este real decreto van enfocados a adaptar este flujo de desechos a la ley de residuos y suelos contaminados, “contiene apartados muy ambiciosos que van más allá de la legislación europea, como los objetivos específicos para los Centros Autorizados de Tratamiento (CAT) que fomentan la preparación para la reutilización”. Desde la entrada en vigor de la normativa, los CAT deberán reutilizar piezas y componentes que supongan, al menos, el 5% del peso de los vehículos que hayan tratado anualmente hasta el 1 de enero de 2021, el 10% desde esa fecha hasta el 1 de enero de 2026 y el 15% desde esa fecha en adelante.

“También se potencia la cadena de reciclaje de gestores autorizados y se mejora la trazabilidad de cada vehículo”, ha indicado la directora general de FER, “de tal forma, que hay un seguimiento desde que éste se convierte en residuo hasta su completo tratamiento”, con lo que se evitará, por ejemplo, “el desmantelamiento ilegal de piezas de los VFU. También se incluye de forma clara que es necesario su paso obligatorio por una instalación de fragmentación, pero entendiendo que puede realizarse directamente desde el CAT o a través de un gestor autorizado”. “Este es uno de los puntos en los que FER más ha luchado por conseguir, ya que es esencial que se respete toda la cadena de reciclaje”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de