Cada vez son más las medidas o actuaciones que ponemos en marcha para favorecer el reciclaje y la minimización de residuos en nuestro entorno. Responsables de ello, entre otras cosas, son las campañas o iniciativas que se llevan a cabo desde organismos institucionales, como es la Semana Europea de la Prevención de Residuos, que se celebrará  el  próximo 22 de noviembre.

De todos los residuos que generamos, quizás habría que hacer una mención especial a los procedentes de plásticos y sus derivados. Hoy en día la tasa aproximada de reciclaje de estos materiales en España es de 371.218 toneladas anuales, pero dado el crecimiento paralelo de su consumo, la cifra debería crecer en proporción.

Son varias las empresas comercializadoras de estos materiales, las que adoptan medidas para garantizar un buen reciclaje de los mismos, o mejoran sus características para integrarlos en algún sistema de recogida. 

Entre las mejoras más innovadoras que se han producido recientemente está el tratarlo, para que sea biodegradable  y compostable. En este sentido, el plástico ecovio® comercializado por BASF desde hace más de seis años, contiene en su gran parte, sustancias respetuosas con el medio ambiente que permiten su uso en un montón de variedades, por ejemplo, como cápsulas de café.

Las cápsulas representan un formato innovador de consumo, cada vez más preferido por los ciudadanos, ya sea por su rápida preparación, calidad, variedad o sencillez. 

BASF, en colaboración con SwissCoffe Company (y bajo la marca beanarella), ha logrado que en Suiza se prime el uso del plástico compostable  en estos pequeños envases, lo que ha llevado a la compañía suiza a recibir el premio a la innovación “Golden Idea Award 2013”, por su contribución innovadora al fortalecimiento sostenible de la economía suiza”.

Y es que con este material, se garantiza la minimización del impacto medioambiental que puedan provocar tras su uso, ya que la cápsula se puede compostar junto con el café molido y por tanto, no acaba en vertederos o afines. 

Estas “bio cápsulas” están formadas básicamente por papel y dos capas más internas selladas con adhesivo compostable Epotal® Eco de BASF. Toda esta estructura garantiza la conservación del aroma del café. Además, para tener en cuenta la sostenibilidad en todas las facetas del producto, el café seleccionado es ecológico y de comercio justo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de