Los españoles se muestran críticos con la situación del medio ambiente tanto en el mundo como en su propio país. Un 80% de los españoles opina que la condición del medio ambiente en el mundo es “mala” o “regular”. Con respecto a la situación medioambiental del país, los españoles se muestran algo menos críticos, ya que el porcentaje de ciudadanos que opina que el estado del medio ambiente dentro de las fronteras es “malo” o “regular” se reduce hasta el 53% (frente al 62% en el resto del mundo). No obstante, los ciudadanos se muestran mayoritariamente favorables a modificar algunas actitudes para mejorar el entorno. Así, un 74% de los españoles se declara a favor de eliminar las bolsas gratuitas en los supermercados. Estas son algunas de las conclusiones del estudio online “Our Green World” realizado en 17 países por la consultora de investigación de mercados y opinión TNS.

Los ciudadanos de todo el mundo son más críticos cuando se pide su opinión sobre las condiciones del medio ambiente a nivel mundial, con un 78% de los encuestados que piensan que la situación mundial no pasa de “mala” o “regular”. En cinco países – Japón, Brasil, Francia, Rusia y Argentina – opina así el 90% o más de los encuestados.

Respecto al medio ambiente dentro del propio país, el 62% de las personas encuestadas en todo el mundo lo califica como “malo” o “regular”. En tres países – Brasil, Rusia y México – se encuentran los ciudadanos más autocríticos, con un 80% de los ciudadanos que opina de ese modo. En el extremo opuesto, tan solo cuatro países cuentan con una mayoría que califica el medio ambiente de su país como “excelente”, “muy bueno” o “bueno” – Singapur, muy por delante del resto, con un 81% de los encuestados, Australia con un 58%, y Estados Unidos y Reino Unido con un 51%.

Principales problemas ambientales y países más contaminantes

La mayor preocupación ambiental para el 33% de los españoles es la contaminación atmosférica, de forma similar a lo que se opina en el resto del mundo (28%). La deforestación ocupa la segunda posición entre las preocupaciones ambientales tanto en España (29%) como en el mundo (19%). Le sigue la contaminación del agua con un 15% y el exceso de desarrollo con un 8% (ambos con un 16% en el mundo). Finalmente, Los deshechos tóxicos y nucleares sólo fueron citados por un 7% y 6% de los encuestados respectivamente (10% y 6% en el mundo).

En Latinoamérica, existe una mayor preocupación por la calidad del agua – con Argentina (38%), Brasil (43%) y México (44%) que clasifican la contaminación del agua como uno de los temas de mayor preocupación. En Asia preocupa más la contaminación atmosférica; frente a la media internacional del 28% que identifica éste como el principal problema, el estudio de TNS señala a Hong Kong (62%), Singapur (45%), Corea, (41%) Tailandia (41%), Malasia (36%) y Japón (30%) como lugares en los que existe mayor preocupación. Los desechos tóxicos y nucleares sólo fueron citados por un 10% y 6% de los encuestados respectivamente (7% y 6% en España respectivamente).

En España, un 28% de los ciudadanos señaló a nuestro país como uno de los más preocupantes en relación con su medio ambiente. Pero los primeros lugares de la lista los ocupan EE.UU. (66%) y China (41%). Tras nuestro país son los restantes países del grupo BRIC (Brasil 16%, Rusia 15% e India 13%) junto con Japón (15%) los más preocupantes según los españoles.

Es interesante señalar que en siete países, los encuestados nombraron su propio país como el que mayor preocupación les causa. El más autocrítico es Estados Unidos (donde el 63% de los encuestados señala a su propio país como el que causa mayor preocupación) y Brasil (el 42% de los encuestados señala Brasil como el país por el que hay que preocuparse más).

Cambios en el comportamiento de los ciudadanos

En España, los ciudadanos aseguran que su cambio comportamental ha sido superior a la media mundial, con un 55% de los ciudadanos que afirman haber modificado sus hábitos “mucho” o “bastante” para hacerlos más sostenibles (frente al 40% en el mundo). El resto indica que ha cambiado su comportamiento ambiental “algo”, “casi nada” o “nada en absoluto”.

El buen clima en España permite contribuir al cuidado del medio ambiente a través del secado al aire libre de la colada (79% declara que lo hace así “siempre” o “a menudo”). Los españoles también reciclan en contenedores (76%) claramente por encima de la media mundial (56%). Al igual que en el resto del mundo, apagan el ordenador cuando no lo están usando (71%), un 70% declara hacer la revisión anual del automóvil y desconecta electrodomésticos grandes y pequeños cuando no están en uso. Un 68% utiliza bombillas de bajo consumo “siempre” o “casi siempre”, claramente también por encima de la media mundial (57%).

A nivel mundial, el 69% dice que “siempre” o “a menudo” apaga el ordenador cuando no lo está usando. La siguiente medida más seguida es bajar o subir el termostato para compensar los cambios de temperatura según la estación del año (63%, frente al 59% en España), seguido de la revisión anual del coche (62%). Comprar en sus propias localidades se ve también como una manera de reducir el transporte innecesario de los productos alimenticios, con un 61% que declara hacerlo “siempre” o “a menudo”. Hay puntuaciones altas para otras iniciativas que se hacen “siempre” o “a menudo”: usar bombillas de bajo consumo (57%); reciclar en contenedores (56%), comprar productos reutilizables (56%) o desconectar los aparatos cuando no estén en uso (54%).

El estudio “Our Green World” señala también que existe un gran consenso sobre algunas iniciativas con un impacto claro en el medio ambiente. Así, un 84% de los españoles apuesta por una mejora del transporte público como condición indispensable para que los ciudadanos decidan dejar su coche en casa. Un 77% opina que es preciso mejorar el control de la edificación de segundas residencias para preservar nuestros espacios naturales. Y un 74% de los españoles se declara a favor de eliminar las bolsas gratuitas en los supermercados, una medida que se aplica en otros países europeos y que ha generado recientemente debates dentro de nuestro país.

Por otro lado, resulta chocante la falta de algunos hábitos ecológicos específicos en algunos países. En Japón, el 80% de los encuestados dice que “raramente” o “nunca” recicla la basura. En Alemania, el 66% “raramente” o “nunca” lava la ropa con agua fría. En Rusia, el 66% “raramente” o “nunca” ajusta los termostatos. Conducir vehículos de bajo consumo no se estila en Argentina, donde el 71% dice que “raramente” o “nunca” hace caso de esto. Conducir coches de bajo consumo tiene también una prioridad baja en Rusia, donde el 57% “raramente”o “nunca” se fija en esto; tampoco en México (60%), Hong Kong (52%) o Singapur (45%).

Según Sonia Antunes, directora del estudio en España: “Para cuidar el medio ambiente debemos ser más decididos a la hora de implantar nuevas soluciones. El hecho de que una amplia mayoría esté a favor de eliminar las bolsas en los supermercados, pero que éstas se sigan usando en nuestro país de forma masiva, resulta muy indicativo de que podemos hacer más. Además debemos no desalentarnos por el hecho de que casi la mitad de los ciudadanos no haya cambiado sus hábitos significativamente. Más bien hay que considerarlo como una oportunidad de conseguir un mejor cuidado del medio ambiente si a través de una comunicación adecuada podemos movilizarlos y conseguir que adopten nuevos hábitos.”

Huella de carbono, todavía poco conocida en España

Quizá una mayor movilización podría conseguirse a través de la huella de carbono. Todos los ciudadanos son responsables de la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Conocer la cantidad aproximada de la que cada individuo es responsable puede ser una vía para concienciar y divulgar las formas de reducir las emisiones.

Sin embargo, el estudio “Our Green World” de TNS pone de manifiesto que sólo un 23% de los españoles ha oído hablar de la huella de carbono. En el mundo, también menos de la mitad (42%) de los encuestados conoce su existencia, aunque hay una variación enorme entre los países (un 97% ha oído hablar de ella en Japón, y 94% en Reino Unido, pero solo el 15% lo ha oído en Alemania y un 12% en Corea).

No obstante, la motivación para medir su propia huella de carbono en un “futuro cercano”, entre aquellos que la conocen, es alta. En Brasil, la cifra era del 93%. En Hong Kong, México y Tailandia existe también un alto nivel de motivación: un 73%, 72% y 70% respectivamente planean chequear su huella de carbono. Sin embargo en España estamos todavía lejos de estas cifras: sólo un 24% de los españoles que conocen la huella de carbono estaría interesado en medirla.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de