La iniciativa, llamada CowToplant, apoyada por la Consejería de Educación de Castilla La Mancha, cuenta por fondos europeos del programa LIFE.

”El objetivo es que los residuos de la industria cárnica puedan sustituir a los empleados en la actualidad, algunos de los cuales son especialmente contaminantes”, señalan los impulsores de CowToPlant. “Los residuos que actualmente representan un problema de gestión para las empresas que los generan, pueden ofrecerse a los agricultores en forma de productos ecológicos que sustituyan a los pesticidas químicos”, señalan.

Las medidas de restricción a ciertas sustancias, que llegan desde Europa, ayudarán a allanar el camino para este otro tipo de productos menos químicos para las plantas.

Biohidrólisis de los productos orgánicos

La tecnología para romper los restos de cárnicos, se produce a través de su descomposición mediante un proceso de biohidrólisis (ruptura de los compuestos orgánicos). “Los desechos animales de categoría 3,  pezuñas, cuernos, pelos y pieles entre otro, se convierten en péptidos, compuestos bioestimulantes y plaguicidas biológicos”.

En una primera fase, los investigadores de CowToPlant desarrollarán un prototipo a escala de laboratorio, “para demostrar la viabilidad técnica de la transformación y eliminación de los desechos animales”. Posteriormente, afirman, se pondrá en marcha un prototipo industrial.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de