La Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha participado en un estudio para evaluar el riesgo de contaminación del entorno de las antiguas minas de uranio. El estudio ha contribuido a establecer un índice radiológico para evaluar la posible contaminación de los residuos de la minería de uranio.

El análisis trataba de comprobar si los residuos de la minería de uranio son fuentes de contaminación ambiental. El objetivo era saber si las zonas contaminadas deben rehabilitarse o desmantelarse al acabar la actividad.

El estudio se ha llevado a cabo en una mina de uranio de Salamanca, hoy sin explotación. Han intervenido en él un equipo multidisciplinar de investigadores de: la Universidad Politécnica de Madrid (UPM); el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA-CSIC); el Centro de Investigaciones Energéticas, Medio Ambientales y Tecnológicas (CIEMAT); y la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC).

El entorno de las minas de uranio

Hemos hablado otras veces de las minas de uranio de Salamanca, especialmente de las que se van a empezar a explotar. En nuestro país hay numerosas minas de uranio que ya no están en explotación.

Su situación no es un peligro para las personas, pero el estudio pretendía analizar la contaminación ambiental del entorno. Especialmente, como consecuencia de la posible dispersión y disolución de los minerales presentes en la zona por los agentes meteorológico. La cuestión es que esto podría provocar la transferencia de contaminantes a acuíferos y a la cadena trófica.

La información sobre el estudio indica que: “El capítulo 40 del Código de Regulaciones Federales de Estados Unidos (CFR) es la normativa más específica para la rehabilitación de las zonas impactadas por la minería del uranio”.

En dicha normativa se establecen los: “Criterios radiológicos con los que es posible deducir las concentraciones de actividad que deben de tener los diferentes radionucleidos presentes en este tipo de terrenos”.

Estudio en una mina de Salamanca

En la investigación llevada a cabo en una mina de uranio abandonada de la provincia de Salamanca se seleccionaron dos tipos de muestras de suelos: sin vegetación; y los pertenecientes a las rizosferas (zona del suelo que rodea a las raíces) de las plantas típicas de la zona de estudio.

Diferentes procesos pueden producir desequilibrios en las diferentes series radiactivas naturales. Su identificación y cuantificación pueden ayudar a descubrir los diferentes procesos bioquímico-geológicos que están ocurriendo.

María José Suárez, la investigadora de la UPM que ha participado en el estudio, explica: “Nuestra hipótesis de trabajo era que los riesgos de una zona impactada por la minería de uranio, así como sus necesidades de rehabilitación, pueden establecerse utilizando un índice de espectrometría gamma, sin dejar de tener en cuenta las normas establecidas en el capítulo 40 de la CFR”.

La técnica utilizada para conocer el índice radiológico fue la espectrometría gamma. Se trata de un método no destructivo que permite analizar en la misma medida varios radionucleidos.

Resultados

Los resultados obtenidos permitieron evaluar la dispersión debida a la erosión del terreno por el viento en las direcciones predominantes. Asimismo, pudieron determinar las condiciones reductoras de la dispersión por la presencia de materia orgánica, hongos y plantas. Estos favorecieron la inmovilización de los radionucleidos en diferentes puntos de la zona estudiada.

Según la investigadora, los resultados del trabajo indican que: “Gran parte del riesgo de contaminación en el lugar que estudiamos en Salamanca se había dispersado en la zona de estudio”.

Además, y en su opinión: “El índice que hemos elaborado facilitará el uso futuro de la espectrometría gamma para caracterizar y estudiar las zonas contaminadas por la minería de uranio”.

Finalmente, han querido señalar que: “la determinación de la radiactividad ambiental es una disciplina científica que permite, mediante estudios multidisciplinares, conocer muchos procesos que ocurren en la naturaleza, pudiéndose investigar erosiones, dataciones y procesos geológicos, químicos y biológicos”.

Además, entre las conclusiones, han querido destacar:

  • La materia orgánica, las plantas y los hongos son los factores principales en la retención de U.
  • Las condiciones anaeróbicas son la causa principal de la absorción de Ra en los suelos.
  • La dosis efectiva natural de los suelos analizados fue más alta que el promedio mundial.
  • El índice propuesto establece si los sitios de descarga de minería en U deben rehabilitarse.

Fuente: Esther de Aragón / EnergyNews,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/estudio-analiza-contaminacion-antiguas-minas-de-uranio/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de