Casi tres de cada cuatro peces del Atlántico presentan microplásticos en sus estómagos

 

Estos peces también son presa de los peces que consumen los humanos, lo que significa que los microplásticos podrían contaminar indirectamente nuestro suministro de alimentos a través de la transferencia de toxinas microplásticas asociadas.

Los microplásticos son pequeños fragmentos de plástico que se han acumulado en el medio marino tras décadas de contaminación. Estos fragmentos pueden causar problemas importantes para los organismos marinos que los ingieren, incluida la inflamación, la alimentación reducida y la pérdida de peso.

La contaminación microplástica también puede propagarse de organismo en organismo cuando los depredadores comen la presa. Dado que los fragmentos pueden unirse a contaminantes químicos, estas toxinas asociadas podrían acumularse en las especies de depredadores.

Los peces mesopelágicos sirven como fuente de alimento para una gran variedad de animales marinos, como atún, pez espada, delfines, focas y aves marinas. Habitualmente viven a profundidades de entre 200 y 1.000 metros, estos peces nadan a la superficie por la noche para alimentarse y luego regresan a aguas más profundas durante el día.

A través de estos movimientos verticales, los peces mesopelágicos desempeñan un papel clave en el ciclo del carbono y los nutrientes desde la superficie hasta las profundidades del mar, un proceso conocido como ciclo biogeoquímico. Esto significa que podrían propagar la contaminación microplástica en todo el ecosistema marino, transportando microplásticos desde la superficie hasta aguas más profundas, afectando a los organismos de aguas profundas.

Los peces mesopelágicos, poco estudiados

A pesar de su importante papel en los ecosistemas marinos, los peces mesopelágicos han sido relativamente poco estudiados en el contexto de los microplásticos. Para investigar más a fondo, Wieczorek y sus colegas se propusieron capturar peces en un área remota del noroeste del Océano Atlántico: un remolino en la costa de Terranova.

“Estos peces habitan en un área remota, por lo que teóricamente deberían estar bastante aislados de las influencias humanas, como los microplásticos. Sin embargo, como migran regularmente a la superficie, pensamos que podrían ingerir microplásticos allí”, explica Alina Wieczorek, de la National University of Ireland, autora principal del estudio.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de