El sistema de prioridad semafórica supone una acción de optimización del diseño de las líneas de autobús de EMT, mejorando el tiempo de recorrido y ofreciendo mayor regularidad en las frecuencias de paso gracias a la adaptación de los ciclos semafóricos al paso de los autobuses en cruces e intersecciones.

Este método se basa en un sistema informático que, una vez introducidos los protocolos necesarios, se relaciona el sistema SAE/GPS, del que ya está provistos todos los autobuses de EMT, con el Centro de Gestión de Tráfico del Ayuntamiento de Valencia. Dicho sistema tiene como función principal modificar el ciclo de verde de los semáforos a lo largo de un vial, adaptándose al paso del autobús en función de su previsión horaria.

Para ello, se tienen en cuenta la velocidad de circulación del vehículo, su ubicación y el tiempo medio que está en las paradas con la intención de que, cuando el autobús llegue a un semáforo, lo encuentre en verde, siempre respetando los tiempos de seguridad establecidos, y que, por lo tanto, sólo tenga que detenerse en las paradas.

Ante este proyecto, el Presidente de EMT Valencia, Alfonso Novo, ha resaltado que "estas medidas de potenciación del transporte público otorgan a los autobuses urbanos una mayor funcionalidad al garantizar la puntualidad y optimizar la rapidez en sus trayectos por la ciudad. Dichas medidas se suman a las que actualmente ya están en marcha, como la priorización semafórica, los carriles de uso exclusivo y la posibilidad de realizar determinados giros en el viario, permitidos sólo para el transporte público, y que son un ejemplo de la clara apuesta por mejorar la movilidad de los ciudadanos mediante la oferta global de servicio público de transporte en Valencia".

Así pues, en los próximos días, personal técnico de EMT y de la Delegación de Circulación y Transportes van a completar una serie de pruebas piloto en 6 ejes de la ciudad, donde se verían optimizadas las rutas de las líneas 89 y 90 "Circular – Ronda Trànsits", mejorando notablemente su tiempo de recorrido y la velocidad comercial de los autobuses.

La intención de dotar de prioridad semafórica a los autobuses de las líneas más demandadas de EMT,como son la 89 y la 90, se traduciría en una ventaja notable para unos 11 millones de usuarios anuales de dichas líneas que verían reducido su tiempo de viaje a bordo del autobús.

La próxima aplicación de esta medida eficiente está siendo probada concretamente en los siguientes cruces:

  • Av. Pérez Galdós – Ángel Guimerá
  • Av. Peris y Valero – Regne de València
  • Cardenal Benlloch – Av. Port
  • Av. Pérez Galdós – Cuenca
  • Av. Primat Reig – Av. Catalunya
  • Av. Peset Aleixandre – Av. Burjassot

Respecto a las pruebas a realizar, Novo ha puntualizado que "la utilización de las nuevas tecnologías no sólo permite ofrecer un mejor servicio público a los ciudadanos, sino una mayor seguridad para los usuarios del tráfico rodado". Una vez se conozcan y analicen los resultados obtenidos, "la intención es implantar esta medida de forma progresiva en los principales cruces de la ciudad para que se beneficien la totalidad de líneas de EMT y los viajeros que van a bordo de ellas", ha continuado Alfonso Novo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de