La duración de las baterías viene condicionada por diferentes factores:

  • El peso del conductor: No será lo mismo si la moto tiene que transportar una persona ligera que alguien más grande. Cuanto más peso, menos durará la batería.
  • La pendiente de la ruta: En recorridos más planos la autonomía de las baterías será mayor.
  • El clima: Se ha visto que las baterías se comportan mejor en climas fríos.
  • El modo de conducir: Será conveniente hacer una conducción eficiente si queremos aumentar la duración de las baterías.

La autonomía de las baterías de plomo ácido ronda entre los 45 y 70 km y la autonomía de las baterías de Ión-Litio llega a valores de entre 70 y 120 km.

Por otro lado, la vida útil de las baterías indica tras cuántas cargas habrá que cambiarlas. Las baterías de plomo tienen una vida de 500 – 600 cargas, equivalente a 25.000 km aproximadamente. Y las de litio, entre 1.000 y 2.000 cargas (más de 70.000 km).

Sin embargo, el mercado está creciendo mucho en este sentido. Actualmente se están desarrollando modelos que muy pronto podrán alcanzar valores de hasta 640 km y una vida útil de hasta 400,000 km, como la moto VIGO, aún en fase de prototipo.

De todos modos, estudios estadísticos demuestran que los movimientos de una moto por la ciudad no superan los 27 kilómetros diarios. Por lo que, aunque las autonomías de 45-70 km parezcan reducidas, en realidad es más de lo necesario para el uso que se le va a dar a una moto urbana.

Además, la recarga de las baterías de las motos eléctricas es muy sencilla, pudiendo conectar el cargador a una toma de corriente doméstica o a los puntos de carga o electrolinera y pudiendo extraer en muchos casos las baterías para subirlas a casa.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de