Este descenso representa un 3,3% en comparación con las cifras del año anterior.

Los datos de la EEA ponen de manifiesto que durante el pasado año se comercializaron un total de 12,8 millones de vehículos nuevos en la Unión Europea, que emitieron una media de 4,6 gramos de CO2 por kilómetro menos que los vendidos en 2010.

La Agencia explica este descenso de las emisiones medias de los coches matriculados en Europa por el cambio en el comportamiento de los conductores, así como por la mejora en la tecnología y la mayor eficiencia de los motores.

Al mismo tiempo, la organización señaló que el objetivo de disminución de las emisiones de dióxido de carbono a largo plazo ha estado influenciado, a su vez, por la mayor demanda de vehículos diésel, una tendencia que se mantuvo durante 2011.

No obstante, resaltó que, en lo que se refiere a emisiones de CO2, la distancia entre los coches diésel y los de gasolina se ha ido reduciendo en los últimos años y en 2011 la diferencia se situó en 3,2 gramos por kilómetro.

La directora ejecutiva de la EEA, Jacqueline McGlade, afirmó que cada año los automóviles son más eficientes, lo que supone un buen ejemplo de cómo la regulación está ayudando a la industria a hacer mejoras reales. Además, destacó que esta situación está motivando la compra de coches eléctricos.

La EEA indicó que las emisiones del transporte por carretera aumentaron un 23% entre 1990 y 2010, llegando a alcanzar una quinta parte del carbono emitido en el conjunto de la UE. Por ello, se impuso el objetivo de reducir las emisiones medias máximas por coche hasta 130 gramos de CO2 en 2015 y 95 en 2020.

Por otra parte, los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente indican que el parque automovilístico europeo creció levemente en 2011 y ahora ha vuelto a los niveles de antes de la crisis. No obstante, el número de coches con gas licuado de petróleo cayó un 76% entre 2010 y 2011.

Coches eléctricos

Además, la EEA apuntó que durante el pasado ejercicio se vendieron un total de 8.700 vehículos eléctricos puros en Europa, lo que supone un 0,07% del total de coches matriculados en la región, por lo que no ha tenido aún un efecto sobre el conjunto de las emisiones medias.

Portugal, Malta y Dinamarca fueron los países que registraron una media de vehículos con menores emisiones de dióxido de carbono, con 125 gramos por kilómetro o menos, mientras que en Letonia y Bulgaria esta cifra se elevó hasta 150 gramos por kilómetro.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de