La bicicleta tiene multitud de beneficios ambientales y para la salud ,además, es el medio más rápido para trayectos cortos, que son los más frecuentes en las ciudades.
También posee un beneficio paisajístico y su uso reduce la presencia de automóviles en las ciudades.

Por estos y más motivos, Medio Ambiente ha concedido subvenciones de 8.000.000 euros a 19 municipios andaluces de más de 50.000 habitantes para la construcción de 73,66 kilómetros de carriles bici. TOdo esto dentro del Programa de Sostenibilidad Ambiental Urbana Ciudad 21, que además generará alrededor de 110 nuevos empleos y beneficiará a más de 3 millones de personas.

Los municipios que ya están recibiendo las ayudas, son Roquetas de Mar (Almería); Chiclana de la Frontera, El Puerto de Santa María, Jerez de la Frontera, La Línea de la Concepción, San Fernando y Sanlúcar de Barrameda (Cádiz); Córdoba; Granada y Motril (Granada); Linares (Jaén); Málaga, Marbella, Mijas y Vélez-Málaga (Málaga); y Alcalá de Guadaíra, Dos Hermanas, Sevilla y Utrera (Sevilla). Estas ciudades tienen problemas de movilidad, debido a la afluencia de tráfico por ello se ven en la necesidad de promover el transporte público y fomentar el uso de la bicicleta.

 

Uso de la bicicleta

La Junta de Andalucía fue la primera Administración en incorporar a su parque móvil este medio de transporte, con la puesta en servicio de 150 bicicletas para su empleo por parte de los trabajadores en sus desplazamientos para gestiones laborales.

La Consejería de Medio Ambiente ha redactado un manual con recomendaciones técnicas y mecánicas, información sobre carriles bici, servicios públicos, direcciones y teléfonos de interés.

Programa Ciudad 21

Este programa es un compromiso con el medio ambiente adoptado por las localidades para mejorar el bienestar de los ciudadanos, a través del desarrollo social, económico y ambiental equilibrado del territorio.

Sus metas son;
El del uso sostenible de los recursos naturales en las ciudades, el ciclo del agua y el uso racional y eficiente de la energía.
La mejora del paisaje y las zonas verdes, la protección de la flora y la fauna urbanas, la calidad del aire, la protección contra la contaminación acústica y la movilidad urbana. El último apartado se refiere a los aspectos generales de la planificación, participación, cooperación municipal y gestión ambiental.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de