Se trata de un proyecto que tendrá un grave impacto sobre la Sierra de San Pedro, un espacio protegido de la red Natura 2000 por ser una de las zonas prioritarias para el lince ibérico y el lobo y en la que vive la mayor población de águila imperial ibérica de España.

La organización WWF pide a la UE la investigación del impacto ambiental de la nueva autovía Cáceres-Badajoz. El proyecto contempla una longitud de 95 km, 17 de los cuales discurrirán por el interior de la Sierra de San Pedro, un espacio protegido incluido en la red Natura 2000, y declarado por sus grandes valores ambientales como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

La Sierra de San Pedro cuenta con la mayor población de águila imperial ibérica de la península (20 parejas), una de las colonias de buitre negro más importantes de europa (336 parejas) y 10 parejas de águila-azor perdicera. Además, la zona está declarada dentro de la red Natura 2000 por dos especies prioritarias para la legislación europea: el lince ibérico y el lobo.

El Estudio Informativo analiza otras alternativas viables que, de haber sido seleccionadas, habrían evitado esta afección crítica sobre Natura 2000. WWF recuerda que un impacto tan grave a un espacio natural protegido tan sólo es realizable si no existen otras alternativas.

Actualmente Cáceres y Badajoz están unidos por la carretera Ex100 y por 130 km de autovía a través de Mérida. El trazado finalmente escogido para la realización de la nueva autovía discurre paralelo a la actual carretera, la cual registra un tercio del tráfico mínimo que justificaría su desdoblamiento. El Ministerio de Fomento requiere un mínimo de 10.000 vehículos /día para su desdoblamiento y la carretera actual, a excepción del entorno de Badajoz donde ya está desdoblada, tan sólo cuenta con un máximo de entre 3.000 y 4.000 vehículos/día.

Luis Suárez, Responsable del Programa de Biodiversidad de WWF, afirma: “No se entiende cómo, en la actual situación económica, el Ministerio de Fomento va a destinar 300 millones de euros a realizar otra gran autovía sin coches que la recorran y con un alto impacto ambiental”. Y concluye: “Esperamos que la Comisión Europea y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino logren evitar que se destruya uno de nuestros espacios protegidos más emblemáticos”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de