Con estas iniciativas se trabaja en la concienciación de los trabajadores, en la implantación de dispositivos y prácticas que permitan la disminución del agua y del consumo de energía, disminuir el consumo de papel implantando la consulta de los resultados en soporte digital y no en papel.

En este aspecto, que se encuentra dentro de los objetivos del este año, el servicio el laboratorio de Microbiología empezó en la segunda quincena del mes de julio, a emitir en papel sólo aquellos volantes cuyos resultados tengan especial relevancia clínica, quedando el resto de datos para la consulta online. María Dolores Guzmán, adjunta de hospitalización y miembro del Comité Medioambiental asegura que es un procedimiento que está funcionando correctamente y que disminuirá tanto el gasto de papel como el de tinta.

Ahorro de agua y energía eléctrica

Por otro lado, y siguiendo con la ISO 14001, también se han obtenido resultados en materia de ahorro energético. El ahorro de agua se ha conseguido implementando sistemas ahorradores en los grifos de todos los aseos públicos del centro, se han sustituido varios tramos de tuberías que estaba en mal estado para evitar futuras fugas y se ha aprovechado estos cambios para incrementar el número de llaves de corte para reducir el consumo ante vaciados por mantenimiento.

En cuanto a la energía eléctrica se ha optado por luminarias de bajo consumo y pantallas de balastro en las nuevas instalaciones o sustituciones necesarias. Para aprovechar en todo momento la luz natural se han instalado interruptores crepusculares, detectores de presencia y reguladores de intensidad.

En el consumo eléctrico y combustible también se ha trabajado para mejorar el rendimiento de la climatización. Para ello,  aprovechando las obras que se hacen en verano en algunas plantas de hospitalización, se han sellado todas sus ventanas para evitar la entrada de aire del exterior y se han sustituido algunos equipos de climatización antiguos por otros más modernos que mejoren la calidad del equipamiento. También se han incorporado varios climatizadores al sistema de telecontrol informático central por lo que se optimiza su uso.

Todas estas medidas se traducen en una ahorro de casi 4.000 metros cúbicos de agua (4 millones de litros) en el año 2009 con respecto al 2008 y casi 9.000 metros cúbicos si se compara con el 2.007. El consumo eléctrico se ha visto reducido en unos 188.000 Kw con respecto al 2008 y se han gastado 40.800 litros menos de gasóleo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de