Un incendio forestal desatado en las localidades de Huaynaquente y Retamal, el distrito de Machu Picchu, en Perú, y que destruyó cerca de 300 hectáreas de cultivos, fue controlado ayer por los servicios de emergencias de diversas instituciones que participaron en la atención de la emergencia.

Además, cerca de trescientos turistas se encontraban aislados ante la determinación del Instituto Nacional de Recursos Naturales (Inrena) de evitar el paso de trenes por la presencia de incendios forestales en ese sector.

Varios de los efectivos de emergencias resultaron heridos y fueron evacuados hasta la ciudad del Cusco para su inmediata atención médica. El jefe del Parque Arqueológico de Machu Picchu, Fernando Astete, explicó que ambos incendios habrían sido causados por los pobladores de la zona que acostumbran quemar sus tierras para renovar los suelos.

En ese contexto, se procedió a la captura de un sospechoso, identificado como Cristian Godoy Choque, quien al parecer sufre de alteraciones mentales. El sujeto tiene 70 años de edad. “El fuego por ahora está controlado, pero por la fuerza de los vientos se reaviva en pequeños focos”, dijo Cecilia Cabello, de la oficina de Áreas Naturales del Inrena.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de