Treinta y nueve compañías relevantes en Europa, desde empresas atuneras a supermercados, se han unido a WWF para pedir una mejor regulación de la pesca de atún en el Océano Índico, anticipándose así a la celebración el próximo mes de mayo de la 20ª reunión anual de la Comisión del Atún del Océano Índico (IOTC).

 En una carta conjunta, WWF y las empresas nacionales e internacionales piden a los miembros de la Comisión del Atún del Océano Índico que reduzca las capturas de atún de aleta amarilla en un 20%. 

Asimismo, solicitan que introduzca normas de control de capturas para asegurar la sostenibilidad de todas las poblaciones de atún en el Océano Índico, incluyendo el atún listado. En el caso de nuestro país, se han unido a esta petición alguna de las mayores empresas de atún, como FRINSA, o distribuidores como Mercadona y El Corte Inglés.

 Según la última evaluación del stock realizada por esta Comisión, responsable de la conservación y gestión del atún y otros recursos marinos en el Océano Índico, la sobrepesca del atún de aleta amarilla se ha extendido en el océano Índico desde 2013.

 Los científicos de la Comisión también han declarado que si no se toman medidas inmediatas para poner fin a la sobreexplotación y recuperar una población muy mermada, existe un alto riesgo de colapso en tan sólo cinco años.

 A pesar de sus repetidas advertencias, las capturas de atún de aleta amarilla continúan aumentando, muy por encima de los límites recomendados. 

Después de 20 años de negociaciones, la Comisión aún no ha adoptado ninguna medida efectiva para controlar la explotación de los stocks de atún.

 "Estamos preocupados como país de los últimos informes científicos sobre el estado de las poblaciones de atún en el Océano Índico, y en particular, el atún de aleta amarilla que se encuentra actualmente en rojo", señaló el Dr. Harrison Charo, Director de Pesca de Kenia. 

"Ya es hora de que los miembros de la Comisión pongan en marcha medidas urgentes de conservación y de gestión para ayudar a reconstruir las poblaciones con miras a mejorar los beneficios socioeconómicos para los respectivos países y las comunidades pesqueras locales", dijo el Dr. Charo.

 "La industria y las comunidades que dependen de una población de atún de aleta amarilla sana están muy preocupados por el colapso del stock que predice la Comisión, ya que podría amenazar su forma de ganarse la vida, subraya José Luis García Varas, responsable del programa marino de WWF. Y concluye: 

"Hay que tomar medidas de inmediato para comenzar a recuperar las poblaciones de atún de aleta amarilla a niveles sostenibles. Con el apoyo  claro de un sector tan amplio de la comunidad pesquera del atún, WWF espera que los miembros de la Comisión respondan a esta petición de actuar y tomen medidas para restaurar las poblaciones de las que son responsables y de las que depende la industria atunera”.

En 2012, la captura mundial de atún alcanzó un máximo histórico de más de 7 millones de toneladas, según datos de la FAO. El atún listado es la especie que más presencia ha tenido en el mercado mundial de atún, alcanzando alrededor del 58 por ciento de las capturas totales en 2011, seguido del de aleta amarilla, que aporta alrededor del 27%. 

Cabe recordar que Europa importa más pescado y marisco que ninguna otra región o país a nivel mundial, ya que absorbe el 24% de la producción mundial (EUMOFA, 2014). 

De hecho, la UE es el principal mercado de exportación única de los productos de atún del Océano Índico – con 1.2 millones de toneladas. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de