Singapur atraviesa una de sus peores crisis de contaminación, debido al humo producido por los incendios forestales que afectan a Indonesia, y que según las autoridades podrían durar semanas. Los hospitales de Dumai y Bengkalis, en la provincia de Riau, han informado del aumento de casos de asma y problemas pulmonares, oculares y de piel. Además, el aeropuerto de Dumai permanecerá cerrado por tercer día consecutivo.

En Singapur el número de ciudadanos con máscaras ha ido aumentando a lo largo de la jornada hasta que el índice de contaminación ha alcanzado un nuevo récord de 401, un nivel que las autoridades consideran potencialmente peligroso para la salud de las personas mayores. Posteriormente, el índice se ha rebajado a un "nocivo" nivel de 142.

Los neumólogos consideran que el nivel máximo alcanzado supone que la contaminación "puede causar daños al aparato respiratorio, haciendo al paciente más vulnerable a numerosas infecciones".

Mientras, los incendios forestales continúan asolando Indonesia. "El viento está aumentando y el clima no es muy bueno, por lo que algunos incendios se están haciendo más grandes", ha informado un bombero destinado en la zona. "Estamos trabajando todo lo que podemos, pero tenemos que hacer frente a condiciones muy difíciles", ha asegurado.

El Gobierno de Indonesia ha hecho responsable a ocho empresas de los incendios. Los fuegos provocados en la isla de Sumatra tienen lugar normalmente de junio a septiembre durante la estación seca, para dejar espacio a las plantaciones de aceite de palma. Pero este año los incendios son inusualmente grandes y la neblina es la peor de la historia de Singapur.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de