Gestión del riesgo

Mejorar la gestión del riesgo ante catástrofes naturales de manera coordinada y participativa con todos los agentes y sectores implicados. Este es el objetivo principal del proyecto europeo ENHANCE, entre cuyos socios se encuentra el grupo de Ingeniería de Recursos Hídricos del IIAMA-UPV

Este ambicioso estudio, que cuenta con Joaquín Andreu como investigador principal por parte del centro valenciano, está siendo coordinado por el Instituto de Estudios Ambientales de la Universidad de Amsterdam. En él participan 24 socios de 11 países distintos, que buscan impulsar la creación de agrupaciones entre administraciones, usuarios y agentes sectoriales para articular medidas de prevención que minimicen los efectos de distintas catástrofes naturales. 

En el caso del IIAMA su área de trabajo se ha centrado en evaluar el riesgo de una posible sequía en las cuencas del Júcar y del Túria, teniendo en cuenta en el análisis la incidencia del cambio climático. En este sentido, Andrea Momblanch, investigadora del instituto valenciano, expone que la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ya funciona como agrupación multisectorial “ya que se encuentra compuesta por representantes de instituciones públicas, regantes, industrias, municipios y otros representantes de las opiniones públicas”

Por tanto, la labor desarrollada desde el centro de investigación de la Universitat Politècnica de València ha sido interactuar con los distintos miembros “promoviendo reuniones y jornadas que nos permitieran conocer los diferentes puntos de vista”. En estos momentos, tras evaluar toda la información recogida, se está redactando un informe que establezca recomendaciones sobre modelos, medidas y protocolos a adoptar en períodos de sequía

De hecho, desde el IIAMA se ha desarrollado una metodología basada en la optimización de la gestión mediante una aproximación probabilística que sirve como un sistema de alerta temprana ante el peligro inminente de sequía en base a una serie de indicadores. Del mismo modo, se han estudiado medidas económicas como la implantación de políticas de precios y mercados del agua para tratar de gestionar las demandas y el impacto económico que supondría un desastre de esta índole. 

Asimismo, Andrea Momblanch ha destacado que se ha propuesto introducir la modelación de calidad del agua por su importancia para el uso urbano. “En este proyecto también participa Aguas de Valencia, que ha diseñado una metodología para evaluar el riesgo microbiológico en estaciones de tratamiento de agua potable (ETAP)”

De esta forma, el grupo de Recursos Hídricos del IIAMA ha construido un modelo de simulación de la calidad del agua en el río Túria que estima la influencia de las medidas de gestión sobre la concentración microbiológica en el punto de toma de la ETAP La Presa en Manises, de modo que proporciona datos de entrada al modelo de riesgo de La Presa que sirve a la zona norte de Valencia y del área metropolitana.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de