Por pequeños que sean, los microplásticos (de hasta cinco milímetros de diámetro y presentes en numerosos productos como los cosméticos) son parte de esa amenaza para las más de 220 especies que los absorben, algunas tan importantes en el comercio como los mejillones, las gambas, las langostas, las sardinas o el bacalao.

“Aunque nos preocupa la ingesta de microplásticos por parte de las personas a través de pescados y mariscos, actualmente no tenemos evidencias científicas que corroboren efectos dañinos en animales salvajes”, explica a Efe uno de sus autores, la investigadora Amy Lusher.

Estima que faltan aún muchos años de investigación, ante el vacío de información que existe y las muchas inconsistencias en los datos disponibles.

Confundir plástico por alimento

Para contribuir al debate, la revista especializada en biología de la Royal Society de Londres publicó recientemente un estudio que sugiere que ciertos peces están predispuestos a confundir el plástico con el alimento por desprender un olor parecido. 

Matthew Savoca, líder del trabajo realizado en colaboración con un acuario de San Francisco (Estados Unidos), explica que presentaron a varios grupos de anchoas soluciones con el olor de residuos plásticos recogidos del mar y otras con el de plásticos limpios.

“Muchos animales marinos dependen mucho de su olfato para encontrar su comida, mucho más que los humanos”, afirma Savoca, que sostiene que el plástico “parece engañar” a los animales que lo encuentran en el mar, siendo “muy difícil para ellos ver que no es un alimento”. Si las causas de la ingesta siguen sin estar del todo claras, tampoco lo están sus repercusiones.

La FAO recuerda que los efectos adversos que conllevan los microplásticos en la fauna marina se han observado en experimentos en laboratorios, normalmente con un grado de exposición a estas sustancias “mucho mayor” que el que se encuentra en el ambiente.

En el medio salvaje solo han aparecido estas partículas en el aparato digestivo de organismos salvajes, que las personas “suelen retirar antes de consumir”, apunta Lusher.

Siempre en el peor de los pronósticos, un problema vendría dado por la presencia de sustancias contaminantes y de aditivos que se añaden a los plásticos durante su fabricación o son absorbidos en el mar, aunque faltan datos sobre su impacto y sobre el de los plásticos más pequeños en la alimentación.

Estudiar más la distribución de plásticos

A juicio de los científicos, habrá que estudiar más a fondo la distribución de esos residuos a nivel global, por más que se muevan de un lado a otro, y el proceso de acumulación al que contribuyen la pesca y la acuicultura cuando sus equipos de plástico terminan perdidos o abandonados.

En un mundo cada vez más inundado de plásticos (hasta 322 millones de toneladas producidas en 2015), se estima que la contaminación seguirá aumentando en los océanos, donde en 2010 se vertieron entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de ese tipo de basura.

Fuente: EFE VERDE,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de