Más de 350 personas fueron detenidas en 2007 por sucesos relacionados con incendios forestales y de ellos, tres de cada cinco cometieron imprudencias o negligencias, según datos de la Memoria de la Fiscalía General del Estado correspondiente al pasado ejercicio.

Entre las principales negligencias, destaca: utilización de fuego para limpieza de zonas agrícolas y/o forestales (126 incendios), uso de maquinaria (24 casos), limpieza de zonas próximas a tendidos eléctricos (19 incendios), y ferrocarril (8).

Además, de los incendios producidos con detenidos, 173 afectaron a una extensión inferior a una hectárea (incendios conatos), otros 154 a extensiones superiores, y en 38 se desconoce la extensión.

Por otro lado, el informe recuerda que durante el pasado año se llevó a cabo una iniciativa para determinar el perfil socio-psicológico del autor de los incendios, que consiste en un test psicológico y una entrevista personal de forma voluntaria.

Según la Memoria, el reto para el 2008 es que la iniciativa se consolide a nivel nacional “para que los especialistas puedan estudiar y extraer conclusiones, determinar el perfil del incendiario y prevenir estas situaciones”.

El fiscal de Medio Ambiente, Antonio Vercher, explicó a Europa Press que la iniciativa ya estaba implantada en Portugal antes de 2007 y que Galicia la adoptó, “dado el problema que tienen”. Además, apuntó que este año ha habido “menos incendios” y que el número de detenidos “es mayor que el del año pasado”.

“El proyecto se extendió a nivel nacional porque no es algo ajeno al resto del país. Además, es voluntario para cada detenido y se guardan sus datos de acuerdo a la Ley de Protección de Datos. El objetivo es determinar el perfil del incendiario, aunque no debe haber uno único porque depende de las distintas partes del país. Así que, para obtener información con honestidad científica, son necesarios un número elevado de test”, declaró.

Asimismo, explicó que en una primera parte participó en el proyecto la Fiscalía y el gabinete psicológico de la Guardia Civil, y en una segunda instancia se tomó contacto con universidades y diversos agentes sociales para obtener más información sobre la materia. “No se pueden dar datos porque la cifra no se considera todavía óptima”, apuntó.

Por otro lado, Vercher indicó que, en cuanto a la Memoria, se observa que en algunas fiscalías el tema urbanístico “empieza a decaer, sobre todo en la de Almería”, y que se mantienen las dificultades en materia de práctica de prueba, “que llevan a buscar nuevas vías para conseguir una mayor eficacia en la práctica de pruebas ambientales”, incidió. También destacó la introducción en la Memoria de un apartado de maltrato a animales.

“NÚMERO INADECUADO DE PERSONAL”

Asimismo, la Memoria de la Fiscalía pone de manifiesto la existencia de un “número inadecuado y limitado” de personal auxiliar a disposición de los fiscales especialistas para el desarrollo de sus funciones, y destaca el caso de Baleares, “especialmente complicado” en cuanto a medios personales y materiales, por la complejidad de los asuntos urbanísticos delictivos descubiertos en las islas.

En cuanto a las propuestas a destacar por parte de las diferentes fiscalías, hace referencia a la petición de Navarra de una especialidad ambiental que se extienda a los miembros de la carrera judicial.

Por otra parte, la Fiscalía hacer eferencia al censo de vertederos ilegales iniciado en 2006 y revela que en 2007 la iniciativa se ha consolidado en la mayoría de las fiscalías y que aquellas que no las tenían se han centrado en elaborarlo.

Así, el SEPRONA, organismo que ha ejecutado de forma material el proyecto, ha censado ya 2.269 vertederos, de los que 382 fueron eliminados, 37 se encuentran en proceso de eliminación, 4 en proceso judicial con ese fin, y en 274 se ha minorizado el riesgo.

“El dato más relevante que resume de alguna manera la bondad de la iniciativa es el hecho de que no se tiene conocimiento de que se produjera ningún incendio en 2007, con personas detenidas o imputadas, con inicio en un vertedero ilegal”, precisa la Memoria.

POR EL MOMENTO, MÁS DE 10.180 SINIESTROS REGISTRADOS

Según los últimos datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino a los que ha tenido acceso Europa Press, hasta el pasado 21 de septiembre, el fuego arrasó un total de 36.840 hectáreas, lo que supone el 0,142 por ciento de la superficie total, mientras que la media del decenio en el mismo período es de 122.531 hectáreas y es menos de la mitad de superficie quemada durante ese periodo en 2007 (73.526 hectáreas).

Así, el número de grandes incendios registrados en lo que va de año se eleva a 4, mientras que la media de los últimos diez años se sitúa en 29. Por el contrario, el número de siniestros es superior este año, 10.187 frente a los 7.619 de 2007, de los que 6.476 se catalogaron como conatos (menos de una hectárea afectada) y 3.711 fueron considerados incendios (una o más hectáreas arrasadas).

Los datos revelan que más de la mitad de los incendios forestales registrados hasta el 21 de septiembre se produjeron en el noroeste peninsular, en concreto el 61,27 por ciento de los casos, que comprende las comunidades de Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, León y Zamora. Un 10,09 por ciento en la región mediterránea, y un 1,1 por ciento en las islas Canarias. En las comunidades interiores (las provincias del resto de comunidades no costeras, excepto León y Zamora), un 27,54 por ciento.

DETECCIÓN A TIEMPO REAL CON METEOSAT-8

Por otro lado, investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid, en colaboración con grupos de investigación de otras instituciones españolas, han trabajado en diversos proyectos relacionados con el satélite geoestacionario Meteosat-8 en el estudio al tiempo real de los incendios forestales en latitudes mediterráneas, según informaron hoy en un comunicado.

Así, los expertos mediante el empleo de imágenes de satélite (teledetección) han podido detectar incendios forestales a tiempo, tras la incorporación de datos del satélite Meteosat-8 (también llamado “MSG-1”).

“Los nuevos datos resultan especialmente ventajosos dada la altísima periodicidad con la que se obtienen imágenes (se forma una cada 15 minutos), lo que permite hacer un seguimiento bastante detallado de los incendios en tiempo real, siempre y cuando estos afecten a una superficie grande, o se genere una temperatura suficientemente alta”, explican.

Los resultados demuestran que la detección y el cartografiado de incendios forestales, apuntan los expertos, mediante el uso de sensores a bordo de satélites geoestacionarios (como en el caso del sensor “SEVIRI” en el MSG-1), es una “excelente herramienta”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de