PIXABAY

Las abejas silvestres han aumentado un 47%, las aves un 10%, las plantas herbáceas un 15% y las leñosas un espectacular 172%. Es el resultado del Life Olivares Vivos, un proyecto europeo que muestra la forma de revertir la pérdida de biodiversidad en este tipo de cultivo que cubre casi cinco millones de hectáreas en la UE y 2,6 millones en España (la superficie que ocupa todo el territorio de las provincias de Granada y de Jaén).

En total, se han localizado 165 especies de aves, 58 de hormigas, más de un centenar de abejas, así como 549 tipos de plantas herbáceas y 137 leñosas. Se trata de especies que, en su mayor parte, llegaron a perderse por el uso de herbicidas y otros componentes nocivos.

Esta explosión de vida corrobora que el olivar “es el entorno ideal para proveer de alimento y morada a especies como las aves, beneficiosas para el control de plagas”, explica José Eugenio Gutiérrez, miembro de SEO/BirdLife, ONG ornitológica que coordina el proyecto. En él participan también el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) e investigadores de la Universidad y la Diputación de Jaén.

Olivares

Los científicos han realizado 300.000 registros de flora y fauna en 40 olivares del sur de España durante cinco años. El minucioso estudio ha determinado que, a pesar de que en las últimas décadas los olivares se han dejado en el camino parte de su diversidad biológica, aún suponen un importante refugio para las especies y que estas vuelven si se les ofrecen condiciones de habitabilidad.

“El uso de cubiertas vegetales hace que el ecosistema sea más resiliente contra las plagas, que el árbol tenga más agua y sea más fértil y, en definitiva, que sea más beneficioso para los agricultores”, asegura Samuel Galiano, uno de los técnicos que trabaja en el olivar demostrativo que Olivares Vivos tiene en el parque tecnológico del aceite Geolit.

Abejorro carpintero europeo

Junto a las abejas ha conseguido salir adelante otro gran polinizador. El abejorro carpintero europeo, de gran tamaño y pacífico, ha regresado a la finca Quinta de San José, en Linares (Jaén). Sus hembras excavan galerías de celdillas rellenas de polen en la madera muerta para poner sus huevos.

“El abejorro es beneficioso para el resto de plantas y cultivos del ecosistema, y hay estudios que constatan que con más polinizadores la aceituna del olivo tiene un mejor cuaje”, indica Mari Fé Bruque, dueña de esta explotación oleícola donde la producción ha crecido un 35% en los últimos cinco años gracias en parte a este programa.

En otra de las propiedades, el Cortijo Guadiana, se ha logrado la cría campestre de pollos de lechuza que procedían de Madrid, de centros de recuperación de especies amenazadas. Y el vencejo, declarado ave del año por SEO/BirdLife debido a la caída de su población, ha reemprendido el vuelo en una veintena de fincas oleícolas.

También se han construido muretes para que reptiles como la lagartija colirroja puedan resguardarse y quedarse, o charcas en la aldea de El Cortijuelo, en Quesada (Jaén) que facilitan la reproducción del sapo corredor. En la Sierra del Segura se han creado nidales con el objetivo de convencer a la abeja albañil azul de que es un buen lugar para asentarse. Incluso los científicos se han topado con una sorpresa inesperada al descubrir en la campiña cordobesa una especie vegetal endémica, que solo vive allí, la Linaria qartobensis.

Aceite con sabor a naturaleza

Como valor añadido, el aceite producido en estas fincas cuenta con el sello Olivares Vivos, la primera marca de garantía agroalimentaria europea que certifica la recuperación real de la biodiversidad.

Uno de ellos, el aceite de oliva virgen extra premium Castillo de Canena, se extrae de un olivar convertido en corredor ecológico en el valle del Alto Guadalquivir, entre las sierras de Cazorla y Mágina, en Jaén. Llevan años “sin aplicar herbicidas ni insecticidas y haciendo un esmerado cuidado de las cubiertas vegetales, creando isletas para la biodiversidad con humedales y balsas de riego”, explica María Garrido, ingeniera agrónoma de la finca.

Los responsables del programa reclaman a Europa que la nueva Política Agraria Común (PAC) aborde los efectos adversos para la conservación que la rápida expansión del olivar está provocando en zonas con gran valor ecológico de algunas regiones de España y Portugal.

Un crecimiento que se produce generalmente a costa de cultivos de cereal de secano, en el sur de España, y también de zonas de dehesa en Portugal, provocando la desaparición de un paisaje en mosaico de gran valor de conservación para multitud de especies catalogadas (sobre todo aves esteparias).

Para ello piden inventariar estos cultivos cerealistas o zonas de vegetación natural inmersas en la matriz de olivar, reconocer su valor ambiental e incentivar su rentabilidad con ayudas de la Política Agrícola Común (PAC), evitando así su transformación a cultivos leñosos y la consecuente pérdida de biodiversidad.

Fuente: GINÉS DONAIRE / EL PAÍS,

Artículo de referencia: https://elpais.com/clima-y-medio-ambiente/2021-06-08/olivares-en-los-que-aumentan-las-abejas-las-aves-y-las-plantas.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de