• La muestra se compone de más de cuarenta piezas de unas veinte especies de árboles y arbustos de la Península Ibérica que almacenan información climatológicaCuadro de texto: Nota de prensay estará abierta a la comunidad científica y al público en general hasta el 24 de diciembre
  •  Esta iniciativa forma parte de las actividades de AEMET en materia de formación, documentación y comunicación en el ámbito meteorológico y climatológico para fomentar, divulgar y difundir este tipo de conocimientos a la población como parte de la prestación del servicio público

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), adscrita a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha abierto las puertas a la exposición “La Memoria de los árboles” en su sede de la Delegación Territorial en Aragón (Pº del Canal, 17, Zaragoza), que podrá visitarse hasta el 24 de diciembre 

Los árboles almacenan la información sobre el ambiente en el que viven desde el mismo momento en que empiezan a crecer y lo hacen a través de la forma en la que se han desarrollado, dejando huella en los anillos de crecimiento de sus troncos y en las cortezas.

Los registros de información que quedan en la madera se utilizan para saber cómo han vivido y en qué condiciones. Esto nos ofrece pistas para ayudarnos a conocer el clima del pasado, la acción de perturbaciones (incendios, aludes, corrimientos de tierra o inundaciones), el efecto de plagas forestales o incluso sobre la acción humana. A esta ciencia se denomina dendrocronología. 

CONOCER EL CLIMA DEL PASADO

Los anillos de los árboles nos permiten poder poner fecha a esta información, y contrastarla con la que obtenemos de otros árboles. De esta manera podemos conocer el clima del pasado y la ocurrencia de eventos como incendios, aludes, corrimientos de tierra, riadas; esta información complementa a las referencias escritas, que en muchas ocasiones son escasas. 

Para esta exposición se han utilizado las rodajas de troncos de árboles y arbustos ya muertos, obtenidos de leñeras, limpiezas de caminos y cortafuegos o, en menor medida, de ejemplares que yacían muertos. Los dendrocronólogos usan unas barrenas especiales con las que obtienen muestras de madera a partir de las cuales pueden obtener la información de árboles vivos sin dañarlos.

La muestra se compone de más de cuarenta piezas de unas veinte especies de árboles y arbustos de la Península Ibérica, entre las que destacan algunas de más de setenta centímetros de diámetro.

Este recorrido por “La Memoria de los Árboles” va dirigido al público en general y sobre todo a las universidades y a la comunidad científica. A través del conocimiento del pasado, en lo que al medio ambiente se refiere, nos preparamos para el futuro. 

Para poner en marcha esta actividad se ha contado con la labor de los comisarios de la exposición Miguel Ortega, del Espacio Salto de Roldán, Nueno (Huesca) y Jesús Julio Camarero, del Instituto Pirenaico de Ecología Aula Dei, Zaragoza. Más información y visitas concertadas: 976 56 97 00  usuariosara@aemet.es.

La muestra forma parte del marco de actividades de AEMET en materia de formación, documentación y comunicación en el ámbito meteorológico y climatológico para fomentar, divulgar y difundir este tipo de conocimientos entre la población como parte de la prestación del servicio público. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de