La titular del Juzgado de Primera Instancia número 33 de Madrid, María Teresa de la Asunción, acaba de absolver a Greenpeace de la reclamación de daños que impulsaba un grupo inmobiliario. En el fotomontaje de Greenpeace se apreciaba cómo tres tramos de esta manga de tierra quedaban sumergidos como consecuencia de la subida del nivel de mar por el cambio climático, y consideran que la campaña no fue el responsable del hundimiento del precio de las viviendas en esta zona.

La resolución empieza recordando que la Greenpeace tendría que haber sido condenada si se dieran tres circunstancias: que hubiera actuado de forma imprudente, que se hubiera generado un daño a alguien, y que hubiera una relación de causa-efecto indudable entre el primer y el segundo hechos.

Además la juez estima que Greenpeace no actuó con anino doloso, ya que expertos y estudios científicos señalan que la amenaza de que suba el nivel del mar es real si no se reducen las emisiones de CO2 a la atmósfera. 

Por otro lado, la magistrada otorgó especial credibilidad, por su objetividad e imparcialidad, al testimonio prestado por un ex director general de Costas del Ministerio de Medio Ambiente, Fernando Marín, que fue quien realizó los deslindes de ese área. Marín señaló que "los deslindes fueron muy conflictivos, por ser una zona muy frágil".

Respecto a si esa «negligencia» causó algún daño al sector inmobiliario, la magistrada considera que no está probado que tal cosa ocurriera. Aunque fueron varios los testigos, dueños de inmobiliarias y administradores de fincas, que testificaron que el daño se produjo, la juez estimó que sus palabras son meramente subjetivas y que no aportan prueba alguna sobre el supuesto descenso del precio de los pisos a causa del fotomontaje.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de