El programa, que surge del convenio de colaboración entre la Comunidad de Madrid y la Obra Social “la Caixa”, pretende retomar el sistema tradicional de pastoreo para mantener limpios los montes madrileños, trasladando los rebaños de vacuno, caprino u ovino a zonas donde previamente se han realizado labores de limpieza de monte. Los animales, al pacer de manera controlada en las zonas previamente marcadas, se encargan, de manera natural, de que la vegetación no alcance alturas considerables, lo que disminuye el riesgo de propagación de las llamas en caso de incendio.

“Hay que tener en cuenta que las condiciones meteorológicas que se vienen registrando en los últimos meses han aumentado notablemente las posibilidades de incendio debido a la sequía y que afecta de manera especial a los vegetales en los montes y campos de Madrid. Por este motivo, desde el Gobierno regional pedimos precaución a la hora de realizar cualquier tipo de trabajo en el campo”, destacó la consejera.

Más de 3.300 cabezas de ganado

En la región, en el periodo comprendido entre el mes de mayo de 2011 hasta hoy, se han incorporado al programa un total de 3.345 cabezas de ganado, que mantienen limpias un total de 422 hectáreas de fajas de seguridad y cortafuegos, lo que supone más de un 25% del total de terreno que se mantiene para la prevención y seguridad forestal. Los trabajos examinados por la consejera en Boadilla del Monte están localizados en una extensión de 126 hectáreas, tratadas por estas 400 cabezas de ganado ovino, que también se han utilizado en la zona de Madrid-Alcobendas (Dehesa de Valdelatas), con 800 cabezas en 77 hectáreas.

Del resto, en 106 hectáreas los trabajos se han realizado con 2.050 cabezas de ganado caprino, en las localidades de Valdemaqueda, Robledo de Chavela y San Sebastián de los Reyes y 90 reses de ganado vacuno en San Lorenzo de El Escorial, Robledo de Chavela y Buitrago de Lozoya, que suman 126 hectáreas.

Mayor eficiencia y menor coste

Según Plañiol, “este método, además de mantener el medio ambiente con la recuperación de la ganadería tradicional, implica un menor coste en los trabajos técnicos de prevención de los terrenos forestales, al no tener que realizar periódicamente labores de limpieza con medios mecánicos y humanos”

Para el desarrollo de este programa, cada ganadero tiene asignada una zona en concreto que debe ser en la que pazcan sus ganados cada vez que los vegetales propios crezcan. La fase experimental del proyecto que ahora se lleva a cabo se mantendrá hasta el próximo mes de junio. A los ganaderos se les facilitan bebederos móviles, depósitos flexibles de agua de hasta 10.000 litros y establos desmontables, según las peculiaridades de cada explotación.

El programa, impulsado por la Obra Social “la Caixa”, que ha invertido un total de 225.000 euros y se viene desarrollando desde hace aproximadamente un año. La gestión está encargada a la Dirección General de Protección Ciudadana, cuyos técnicos planifican, desarrollan y acuerdan con los propietarios de los rebaños las zonas que conviene que sean
pastoreadas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de