Un equipo internacional con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha constatado la enorme importancia de los factores económicos y demográficos en la invasión de nuevas especies en Europa. Los investigadores han llevado a cabo un análisis de las especies exóticas establecidas en el continente y han observado que tanto la riqueza económica como la densidad de población de cada país son dos variables que influyen de forma significativa en la mayoría de los grupos de flora y fauna analizados (plantas briófitas, hongos, plantas vasculares, insectos terrestres, invertebrados acuáticos, peces, anfibios,reptiles, aves y mamíferos).

El nivel de prosperidad es más determinante que el tipo de clima

El trabajo, publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense (PNAS), desentraña las claves que determinan el grado de invasión en los distintos países de Europa y compara la influencia de factores geográficos, climáticos y de uso del suelo con variables económicas y demográficas. Según la investigación, el grado de invasión puede “en gran medida predecirse”. “Para muchos grupos, el nivel de prosperidad de un país es más determinante que el tipo de clima o la geografía”, señala la investigadora de la Estación Biológica de Doñana, del CSIC, Montserrat Vilà, que ha participado en el estudio.

Los científicos aclaran, no obstante, que la introducción de especies no es una consecuencia directa de la situación económica de un país, pero “sí refleja la intensidad de las actividades humanas” y apunta a otros factores determinantes: el comercio, la diversidad de vías de introducción de especies, la eutrofización (enriquecimiento de nutrientes en un ecosistema) y la intensidad de las perturbaciones causadas por el hombre. Como solución a este problema, los investigadores proponen un reto para el futuro: que cada país se comprometa a mitigar las consecuencias negativas sobre el medio ambiente de las actividades humanas y a promover un crecimiento económico y de la población más sostenible.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de