La Consejería de Medio Ambiente aprovechará el proyecto de restauración de las balsas de fosfoyesos de la empresa Fertiberia, ubicadas en el paraje de las Marismas de Mendaña, para recuperar esta zona para Huelva y crear un espacio con nuevos usos que proporcione beneficios ambientales, sociales y económicos a la ciudadanía.

El consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, ha avanzado este objetivo en Huelva durante la presentación de las conclusiones de la comisión de expertos y del proyecto piloto de restauración de la zona, que emprenderá el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. La Consejería de Medio Ambiente pretende optimizar ambientalmente esta zona y recuperar este enclave para la población, convirtiéndolo en el futuro en un gran pulmón verde.

El propósito es revertir la situación ambiental deficitaria de este enclave e incorporarlo a la labor impulsada por la Junta en la lucha contra el cambio climático, actuando como sumidero de CO2 y como fuente generadora de oxígeno, lo que redundará en la mejora de la calidad ambiental del entorno.

El consejero aseguró que este proyecto de restauración ambiental, que será acometido y costeado por Fertiberia, forma parte de la nueva estrategia industrial que el Ejecutivo autonómico está impulsando en Huelva, cuyos ejes básicos son la innovación y la sostenibilidad y que encuentra en el Parque Científico y Tecnológico de Aljaraque uno de sus exponentes.

Mejora ambiental

Sobre la restauración, Díaz Trillo dijo que "no se trata de un proyecto aislado", ya que forma parte de un conjunto de actuaciones promovidas por el Gobierno andaluz desde 2002 a través del Plan de Calidad Ambiental de Huelva y su entorno, que ha supuesto hasta la fecha una inversión autonómica de 19 millones de euros. A este esfuerzo se suma el compromiso del propio sector industrial, que ha destinado en este tiempo más de 350 millones de euros para la mejora ambiental de sus sistemas productivos, gran parte de ellos canalizados a través de los acuerdos voluntarios a los que se han sometido estas compañías.

Este plan, en el que participan gran parte de las consejerías del Ejecutivo andaluz, tendrá su continuidad hasta el año 2015 con más actuaciones y una inversión prevista de 139 millones de euros, lo que generará cerca de 1.400 puestos de trabajo asociados a estos proyectos. Esta movilización de recursos y estrategias incidirá especialmente en la mejora de la calidad de las aguas, el aire y el suelo, en la correcta gestión de los residuos y en el fomento de la participación ciudadana.

Sobre las consideraciones de la comisión de expertos, Díaz Trillo elogió el trabajo realizado por sus componentes y subrayó que sus conclusiones marcarán el rumbo de las actuaciones y serán la guía de referencia para acometer la restauración efectiva de esta zona. Asimismo, valoró el trabajo realizado por el Ministerio para acometer el proyecto piloto de restauración, que aspira a garantizar el aislamiento de los residuos y evitar cualquier impacto ambiental sobre la nueva zona recuperada.

Por último, el titular de Medio Ambiente adelantó que la Junta dará también una respuesta al problema sociolaboral derivado del cese de la actividad de la empresa, evitando un cierre traumático y abogando por una clausura ordenada, gradual y concertada con los trabajadores.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de