La dimisión del ministro francés de la Transición Ecológica y Solidaria, Nicolas Hulot, no impedirá que su país siga liderando acciones que pretende proteger el medio ambiente como la prohibición de los insecticidas neonicotinoides, acusados de ser parte importante en la crisis que viven las abejas de la miel en todo el mundo.

El sábado 1 de septiembre, en este sentido, entró en vigor en Francia la prohibición genérica de utilización de los cinco insecticidas neonicotinoides utilizados en agricultura.

La prohibición ha sido aclamada por los apicultores y activistas ambientales, pero ha provocado protestas del sectores agroquímico y de agricultores de cereal y remolacha azucarera, que afirman que no existen alternativas efectivas para proteger sus cultivos contra las plagas de insectos.

La decisión adoptada por el gobierno francés se avanza a la prohibición acordada después de un largo debate por la Unión Europea, que afectará a los usos agrícolas en campos abiertos (no en invernaderos) de los neonicotinoides clotianidina, imidacloprid y tiametoxam. En el caso de Francia, la lista se completa con los neonicotinoides tiacloprid y acetamiprid; y se deberá aplicar a todos los usos agrícolas (incluidos los invernaderos).

Fuera de la Unión Europea, Canadá también ha anunciado planes para eliminar gradualmente la clotianidina y el tiametoxam en aplicaciones agrícolas.

Neonicotinoides

Los neonicotinoides sintetizados en laboratorio se utilizan de forma masiva desde la década de 1990, se basan en la estructura química de la nicotina y atacan el sistema nervioso central de los insectos.

Estos productos estaban destinados a substituir a los insecticidas más antiguos porqué algunos estudios indicaban que eran menos dañinos para el medio ambiente. Análisis más recientes han indicados que los neonicotinoides suponen un riesgo muy elevado para insectos polinizadores como las abejas.

Además de alterar la conducta de las productoras de la miel y provocar daños dramáticos en sus colonias, algunas investigaciones han sugerido que -como ocurre con la nicotina para los seres humanos-, los neonicotinoides tienen una atracción adictiva para insectos como las abejas y los abejorros.

La prohibición de los neonicotinoides ha sido uno de los temas que ha enfrentado durante meses al ahora exministro Nicolas Hulot y el ministro de francés, Stephane Travert, quien presionó para que se suavizara, contra el ministro de Medio Ambiente, Nicolas Hulot, quien se negó a ceder. La única excepción incluida permite el uso de acetamiprid hasta el 1 de julio de 2020 en situaciones muy concretas.

Fuente: La Vanguardia / JOAQUIM ELCACHO,

Artículo de referencia: https://www.lavanguardia.com/natural/20180831/451537364672/francia-lider-mundial-contra-los-insecticidas-que-estan-matando-a-las-abejas.html



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de