Actualmente, el acto de comprar es tan importante como el voto: o se lo das a la economía especulativa o se lo das a los que trabajan de una manera solidaria, sostenible, responsable… es decir, por una sociedad más justa. Hay muchos ya que trabajan bajo estos parámetros y muchos otros que los apoyan. Pues bien, esta feria se celebra para que esta enorme energía no se pierda, para unir esfuerzos y provocar sinergias.

OTROS VALORES
Para la selección de los participantes, se ha creado una herramienta de evaluación y seguimiento, (balance social y etiquetado) de las entidades, en la que se miden valores como los niveles de compromiso con el entorno, ánimo de lucro, política laboral, sostenibilidad, cooperación, y democracia. Y la Carta Solidaria recoge estos criterios.

CONSUMIR DIFERENTE
La feria es un ensayo para los asistentes, porque el mercado social no es sólo consumo, sino que se constituye como un espacio de observación y aprendizaje cuya máxima es: consume de manera más justa si quieres una sociedad más justa. Y para materializarlo en la feria sólo se puede operar con boniatos, la moneda social creada como símbolo de los principios que rigen el mercado social.

CONFERENCIAS Y TALLERES
La feria se complementa con un espacio para la necesaria puesta en común y reflexión, a través de conferencias, charlas, talleres, encuentros, debates… sobre autoempleo cooperativo, moneda social, publicidad ética, etc. todos aquellos factores presentes en una economía viva pero solidaria. Y es que el mercado social es la prueba y llegará a ser el referente de que realmente hay otra forma de  hacer economía.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de