La polémica generada en torno a la fractura hidráulica, que esta semana llega a los cines con Tierra Prometida de Gus Van Sant, se ha convertido en una de las cruzadas de Hollywood y, capitaneadas por la activista por excelencia, Yoko Ono, muchas estrellas se han sumado a la lucha.

El epicentro de la batalla de las celebrities contra el fracking es la asociación Artists Against Fracking (Artistas contra el fracking). Esta organización, creada por Yoko Ono y su hijo Sean Lennon, nació el pasado año cuando el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, estudiaba permitir la explotación mediante esta controvertida técnica de sus vastos recursos de gas natural ubicados en el centro y el sur del estado.

La asociación, que cuenta con más de 200 miembros, tiene a estrellas de la talla de Mark Ruffalo, Rosario Dawson Julianne Moore, Susan Sarandon, Alec Baldwin, Roberto De Niro, Zooey Deschanel, Uma Thruman, Hugh Jackman o Gwyneth Paltrow. También hay grandes figuras de la canción asociadas a este movimiento como Paul McCartney, Ringo Starr, Tom Waits, Lady Gaga, Steven Tyler, Bon Iver, Scissor Sisters o los Beastie Boys.

El fracking es un peligro

La declaración de principios, plasmada en su web oficial, afirma que los artistas miembros de este colectivo se reunieron movidos por "la gran preocupación generada por el impacto que la fractura hidráulica tendría en el conjunto del agua, del aire y de las comunidades locales del estado de Nueva York" ante la convicción de que "el fracking es un peligro para los neoyorquinos".

Al igual que otros muchos grupos ecologistas, la asociación denuncia que a través del fracking se inyectan en la tierra productos químicos tóxicos, que contaminan el suelo y el agua de las zonas explotadas. Asimismo, señalan que en Estados Unidos ya se han reportado cientos de casos de aguas contaminadas en los terrenos sometidos al facking.

Una técnica que, también denuncian, genera gran emisión de gases efecto invernadero y que junto con el gas libera también del subsuelo otras sustancias nocivas que suben a la superficie, afectando seriamente a la flora y fauna local.

La asociación incide, no solo el enorme impacto que el fracking tiene en el medioambiente, sino también en los graves riesgos que conlleva para la salud de las personas que viven cerca de las áreas explotadas.

Para promocionar su causa, Artists Against Fracking lanzó hace pocas semanas un video musical con el tema “Don´t Frack My Mother”. En el tema participan rostros tan conocidos como Joseph Gordon-Levitt, Liv Tyler, Maggie Gyllenhaal, Carrie Fisher, Wilco o The Strokes.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de