Desde las instituciones europeas se reconoce que “la probabilidad de un grave accidente en plataformas en alta mar en aguas europeas sigue siendo inadmisiblemente alto. Mediante un régimen de seguridad estricto es posible reducir el riesgo de este tipo de accidentes al mínimo absoluto. Los daños provocados al medio ambiente y a las economías costeras pueden disminuir de forma importante si existe previamente un plan eficaz para casos de emergencia”.

Günther Oettinger, Comisario de Energía, ha declarado que “en la actualidad, la mayor parte del petróleo y gas de Europa se produce en alta mar, a menudo en difíciles condiciones geográficas y geológicas. Teniendo en cuenta nuestra demanda creciente de energía, necesitamos todo el petróleo y el gas existente bajo nuestros mares, pero tenemos que prevenir accidentes como el de Deepwater Horizon en el golfo de México. Velar por las mejores prácticas industriales en todas nuestras prospecciones en alta mar es una obligación indiscutible. La propuesta de hoy es crucial para conseguir unas actividades de prospección en alta mar más seguras para beneficio de los ciudadanos y el medio ambiente”.

Janez Potočnik, Comisario de Medio Ambiente, ha asegurado que “el accidente que se produjo en la plataforma Deepwater Horizon el año pasado nos ha permitido aprender una lección. Las normas que se proponen nos ayudarán a evitar que ocurra este tipo de crisis en todas las aguas marinas que están sometidas a la jurisdicción de los Estados miembros de la Unión Europea. La actualización de las normas de seguridad es una buena noticia no solo para el medio ambiente, sino también para las empresas, ya que ello les permitirá realizar sus actividades en un marco previsible. Nada como los accidentes para recordarnos que es mejor prevenir que curar”.

El nuevo proyecto de Reglamento fija normas claras que cubren el ciclo de vida entero de todas las actividades de prospección y producción, desde su diseño hasta el desmantelamiento final de una instalación de petróleo o gas. Bajo el control de las autoridades reguladoras nacionales competentes, el sector europeo tendrá que evaluar y seguir mejorando las normas de seguridad de las prospecciones en alta mar de forma periódica.

Este nuevo planteamiento desembocará en una evaluación de riesgos que se actualizará permanentemente teniendo en cuenta las nuevas tecnologías, conocimientos técnicos y riesgos. E introduce requisitos en materia de prevención y de reacción eficaces en caso de accidentes graves.

Junto con esta propuesta normativa, la Comisión presenta una propuesta para que la UE tenga acceso al Protocolo del Convenio de Barcelona que protege al Mediterráneo de la contaminación procedente de las actividades de prospección y explotación en alta mar.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de