Parque Nacional del Teide 
Parque Nacional del Teide

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino realizará, con cargo al Fondo Especial del Estado para la Dinamización de la Economía y el Empleo, la recuperación y acondicionamiento del sendero GR 131 en los Espacios Naturales Protegidos forestales de Tenerife, con un
presupuesto total de 1.471.892,92 euros.

El sendero de más de 80 km. atraviesa 6 Espacios Protegidos

El ámbito de actuación de este proyecto, que tiene una longitud de 83,15 km., comienza en la población  de La Esperanza, en el municipio de El Rosario, y finaliza en Arona, recorriendo un total de once municipios. El sendero atraviesa 6 Espacios Protegidos, entre los que se encuentra el Parque Nacional El Teide, que se caracterizan por su alto valor natural y paisajístico, al atravesar zonas boscosas y volcánicas. Estas zonas se han considerado de “uso moderado”, permitiéndose el senderismo.  

Isla muy abrupta y volcánica

La Isla de Tenerife es la mayor del archipiélago Canario. Se caracteriza por ser una isla muy abrupta y volcánica, cuyo relieve ha sido esculpido por sucesivas erupciones. Este hecho unido a la variedad de climas ha dado como resultado un territorio de múltiples y variados paisajes.  De esta forma, la isla cuenta con 43 Espacios Naturales Protegidos, que cubren casi la mitad de la superficie, y entre los que se encuentra el Parque Nacional del Teide, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Debido a su relieve abrupto, los senderos  naturales han tenido una  gran importancia para la  comunicación con muchas zonas, y hoy es preciso recuperarlos ya que han quedado abandonados o han sido invadidos.

Más de 15 años de trabajo

La construcción de Caminos Naturales,  en la que el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino viene  trabajando desde hace más de  quince años  a través de un Programa específico, constituye una iniciativa que permite no solo ofrecer a la población un especial atractivo para la práctica de actividades vinculadas con la naturaleza y con la salud, como el senderismo o el turismo ecológico, sino que supone un  instrumento de impulso del desarrollo rural sostenible, potenciando la diversificación económica y  la dinamización social del medio rural, permitiendo llegar a aquellas áreas cuyo acceso por otros medios resulta complicado. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de