Durante este fenómeno sísmico que se viene produciendo en la isla herreña desde el pasado 17 de julio, el IGN ha detectado estos movimientos con epicentros localizados tanto al norte como al sur de la dorsal NW de la Isla y en profundidades que han oscilado entre los 10 y los 14 kilómetros preferentemente. Este fenómeno sísmico viene acompañado con deformaciones superficiales, que hasta el momento han alcanzado los 35mm.

La magnitud mayor de esta serie alcanzó un valor de 3.4 en la escala de Richter, el pasado 24 de septiembre.

La última semana, comprendida entre el 19 y el 25 de septiembre, se detectó una intensificación tanto de la sismicidad como de la deformación, localizando 776 sismos y aproximadamente 10 mm de deformación superficial. En este periodo han sido sentidos los siguientes cinco eventos con sus respectivas intensidades máximas: 20 septiembre, (II); 22 sep, (II); 24 septiembre (IV); 24 septiembre (III), y 25 septiembre (II).

Dada esta evolución, el Gobierno de Canarias elevó, el pasado viernes, el nivel del semáforo de alerta para la población de verde a amarillo. El nivel en el que nos encontramos, de pre-emergencia por riesgo volcánico, que no implica una inminente erupción, establece un aumento de información a la población y la planificación de los recursos ante una posible erupción, que todavía se encuentra en parámetros de poco probable.

El Gobierno de Canarias quiere transmitir un mensaje de tranquilidad a la población herreña que debe estar muy atenta a las indicaciones de las autoridades competentes, el Cabildo de El Hierro y el Gobierno de Canarias.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de