El vertido en el río Yellowstone, que pasa por el parque nacional del mismo nombre, ha sido causado por la rotura de un oleoducto de la compañía y afecta a un tramo de más de 100 kilómetros.

"Estamos trayendo a expertos de todo el país para limpiar el petróleo", declaró ayer Gary Pruessing, presidente de ExxonMobil Pipeline Company, en Billings, desde donde se está coordinando la respuesta al suceso. "Nos ocuparemos de la limpieza hasta que esté completa, y pedimos disculpas  al pueblo de Montana por cualquier inconveniente que el incidente esté creando".

Aún no se ha identificado la causa del vertido de petróleo, ya que las tuberías reunían todos los requisitos reglamentarios y habían sido objeto de inspecciones, la más reciente en el mes de  diciembre.

Las bombas de la tubería fueron cerradas a los siete minutos de la pérdida de presión que causó el derrame, y el aislamiento de la tubería se inició de inmediato. Se estima que la cantidad de petróleo vertido está entre 750 y 1.000 barriles.

El monitoreo de la calidad del aire en toda el área afectada ya está en marcha, y se ha confirmado que no hay peligro para la salud pública. También se está monitoreando la calidad del agua en los sistemas municipales, pero no se han recibido informes hasta la fecha.

El petróleo ha sido encontrado hasta cinco millas río abajo de la ubicación de las tuberías, y se están investigando otros informes de avistamientos de petróleo.

A los actuales equipos de limpieza se unen hoy otras 50 personas expertas en operaciones urgentes de vertidos de petróleo.

"Reconocemos la gravedad de este incidente y estamos trabajando para resolverlo", dijo Pruessing. "Vamos a seguir sumando recursos y estamos muy agradecidos por la paciencia y la ayuda de residentes locales y las autoridades."

ExxonMobil está trabajando para coordinar la limpieza con las autoridades locales, incluyendo la Agencia de Protección Ambiental (EPA), el Departamento de Calidad Ambiental de Montana, Pescado de Montana, Fauna y Parques, los comisionados del condado, organizaciones locales y Rescate Internacional de las Aves.

"Hemos presentado un plan detallado que describe cómo limpiar el crudo ya localizado, mientras continúa la búsqueda de más petróleo", explicó Pruessing.

Varios residentes de las cercanías fueron evacuados temporalmente de sus casas en la madrugada del sábado como medida de precaución, pero regresaron ese mismo día.

Operaciones de limpieza 

  • Hay más de 120 personas involucradas en las acciones de limpieza. Un equipo adicional de 80 personas se incorporan hoy.
  • A los efectos de la respuesta, la zona del derrame se ha organizado en cuatro zonas. Las actividades de limpieza se centran en las dos primeras zonas, Laurel de Duck Creek Bridge, una distancia de siete millas de la ubicación del derrame, y Duck Creek Bridge para Johnson Lane (12 millas). LAs actividades de prospección y evaluación están en marcha en la otras dos zonas, Johnson Lane a Miles City (144 millas) y Miles City a Glendive (78 millas).
  • Todos los días se están llevando a cabo vuelos sobre el río para localizar ubicaciones adicionales del petróleo y seguir las actividades de limpieza.
  • Se ha establecido un equipo de investigación para determinar la causa de la rotura del oleoducto.


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de