TTIP

Durante la celebración de la 13ª Ronda de Negociaciones sobre el TTIP, Amigos de la Tierra y la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, COAG, se ha lanzado un informe sobre el Tratado de Comercio e Inversiones entre EEUU y la UE, y sus repercusiones en la agricultura.

La agricultura es de vital importancia en las negociaciones del TTIP, ya que afecta a varios sectores; tiene un impacto directo en el medio ambiente, la salud pública, la alimentación, la cultura y a su vez cuenta con potentes lobbies corporativos que buscan mejorar sus beneficios a costa del interés general. 

El informe “El TTIP, sembrando pérdidas para el sector agrario”, concluye que el tratado comercial aumentará enormemente las importaciones de productos estadounidenses, mientras que los productores de la UE apenas se verán beneficiados por las exportaciones. Los estudios diagnostican que la contribución de la agricultura al PIB europeo disminuiría un 0.8%. Sin embargo, la agricultura estadounidense verá aumentada su aportación en un 1.9%, lo que supone un beneficio neto de 4.000 millones de euros para los intereses estadounidenses.

Muchos agricultores en toda Europa tendrán que afrontar una competencia más fuerte y una caída de los precios percibidos, lo que amenaza la viabilidad de la agricultura además de afectar negativamente a las áreas rurales y los intereses de los consumidores, a lo que se suma la pérdida de control en la seguridad de los alimentos.  

Según el informe, mientras las exportaciones estadounidenses aumentan en prácticamente todas las categorías alimentarias, en Europa cae la producción de arroz, trigo, cereales secundarios (como el maíz), la fruta, las nueces, remolacha, bovino, porcino, etc. La supervivencia de algunos sectores agrarios en su totalidad está en juego. Es el caso de la carne de vacuno, un sector de gran importancia ambiental y social en Europa, en el que predominan las explotaciones a pequeña escala con pastoreo tradicional. El propio Ministerio de Agricultura de EEUU predice caídas en los precios percibidos por los agricultores europeos en todas las categorías de alimentos.

También se desvela el ataque que representa el tratado contra las denominaciones de origen. En el mismo se cuestiona el énfasis de la Comisión Europea en la protección de las Denominaciones de Origen, ya que solo tres países de la UE Francia, Italia y Reino Unido saldrían beneficiados por las exportaciones, y solo algunos productos como el queso el champán o el whisky. 

Las denominaciones de origen son una figura europea que protegen ciertos productos vinculados al territorio donde se producen, sin embargo, esta fórmula no se reconoce internacionalmente. Debido a esto los consumidores podrían encontrar en su tienda habitual queso idiazábal o cabrales producido en Wisconsin.

A su vez, el informe destaca que tanto la protección del medio ambiente como de las personas consumidoras se vería afectada, ya que tanto el gobierno como las organizaciones de productores estadounidenses están pidiendo abiertamente que la UE rebaje sus estándares sanitarios y alimentarios. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de