Plan de gestión integral de los espacios protegidos del Mar Menor 

El Gobierno de la Región de Murcia, con más de cuatro años de retraso, ha sometido a información pública por segunda vez el “Proyecto de decreto de declaración de Zonas Especiales de Conservación (ZEC), y aprobación del Plan de gestión integral de los espacios protegidos del Mar Menor y la franja litoral mediterránea de la Región de Murcia”.

Según las alegaciones presentadas por las tres organizaciones, el Plan de gestión integral de los espacios protegidos del Mar Menor y su franja litoral parte de un enfoque desfasado que no aborda la gravedad del estado de conservación del Mar Menor ni “se enfrentan a dar solución a sus problemas más acuciantes”. Al contrario, el texto “se limita a argumentar  que el programa de actuaciones pretende compatibilizar los usos a los que está dedicado el territorio que rodea al Mar Menor, sin tan siquiera plantearse limitar las actividades y usos que están dejando sin futuro a la zona”

El plan indica, por ejemplo, que el hábitat principal de la laguna del Mar Menor presenta un “alto grado de naturalidad y de conservación”. Esta afirmación contrasta con toda la información científica disponible y con los propios datos de la Confederación Hidrográfica del Segura y la misma Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma.

A juicio de los técnicos de las tres organizaciones ambientales, el plan no se aviene a lo exigido por la normativa europea para este tipo de herramientas. Necesariamente, el documento debe sustentarse en una exhaustiva y adecuada evaluación del estado de conservación de los hábitats y las especies que albergan los espacios Red Natura 2000 del Mar Menor y la franja litoral mediterránea de la Región de Murcia. Además, debería determinar claramente los objetivos de conservación de los elementos que pretende proteger y, sobre esa evaluación y objetivos, establecer medidas concretas dirigidas a asegurar la conservación de las exigencias de los hábitats y las especies. El documento no refleja ninguno de estos condicionantes.

Este hecho podría incluso motivar la apertura de un nuevo expediente de la Comisión Europea a España, ya que el plan no se adecúa a las exigencias de la normativa comunitaria, algo que los técnicos de SEO/BirdLife han constatado en otros planes que -con igual retraso- se han presentado a lo largo de 2016.

España ya fue censurada el año pasado por el sistemático incumplimiento de plazos a la hora de presentar planes de gestión de espacios incluidos en Red Natura 2000, el instrumento de protección de la biodiversidad europea. Según lo acordado, estos planes debían haberse presentado en Bruselas en junio de 2012.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de