Cerca de 5000 delegados de más de 160 países, entre los que se encuentran jefes de Estado, guardaparques, dirigentes empresariales y líderes indígenas, se reúnen en Sídney para trazar el rumbo futuro de las áreas protegidas y darles un lugar central en las soluciones a los desafíos globales de la actualidad.

El Congreso Mundial de Parques de la UICN, que se celebra una vez cada diez años desde 1962, es el único foro mundial dedicado a las áreas protegidas – parques nacionales, reservas naturales, áreas de conservación comunitaria – creadas con el fin de conservar la naturaleza y los beneficios que de ella se derivan.

Organizado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el Congreso tiene por anfitriones a los gobiernos de Australia y de Nueva Gales del Sur, siendo su tema “Los parques, el planeta y nosotros: fuentes de inspiración y de soluciones”. Hará un balance de los avances realizados hacia la consecución de los objetivos mundiales, examinará las amenazas a que se enfrentan actualmente las áreas protegidas y promoverá soluciones basadas en la naturaleza para las principales problemáticas relacionadas con la sostenibilidad.

El evento se inauguró ayer con la llegada a Sídney de cuatro canoas tradicionales vaka, que zarparon desde Fiyi y Nueva Zelandia llevando a bordo a dirigentes del Pacífico, para instar al mundo entero a proteger los océanos contra los devastadores efectos del cambio climático.

Desde el Parque Nacional Real de Sídney, primer área protegida de nuestra nación, hasta el Parque Nacional de la Gran Barrera de Coral, uno de los más emblemáticos, nuestros extraordinarios espacios naturales han sido el corazón y el alma de Australia desde 1879”, dice el Ministro de Medio Ambiente de Australia, Greg Hunt. “Nos enorgullece ser anfitriones de este evento, que determinará la agenda internacional de manejo de estos sitios únicos y tan valiosos cara al futuro.”

Los participantes en el Congreso elaborarán una hoja de ruta encaminada a alcanzar el objetivo global de protección del 17% de los espacios terrestres y del 10% de los océanos, como mínimo, de aquí a 2020, objetivo que se deriva de los debates del anterior Congreso Mundial de Parques de la UICN, celebrado en Durban, Sudáfrica. Se tratarán asimismo los problemas con los que se enfrentan actualmente las áreas protegidas, entre los que figuran el cambio climático, la caza furtiva y el comercio ilícito de especies silvestres, así como actividades destructivas como la tala y la minería ilegales.

En oportunidad del Congreso, la UICN presentará algunos de sus productos más innovadores, como la Lista Verde de Áreas Protegidas de la UICN – primera norma internacional que reconoce las áreas protegidas bien manejadas – y la Perspectiva del Patrimonio Mundial, primera evaluación global de los sitios naturales del Patrimonio Mundial. Los delegados podrán asimismo ver una extensa presentación de las imágenes subacuáticas de Google “Street View”, incluyendo las vistas más amplias de la Gran Barrera de Coral en toda la historia, y la primera gran revelación del mundo submarino de Sídney.

Sabemos que las áreas protegidas funcionan y dan frutos, tanto para conservar la naturaleza como para asegurar nuestro bienestar”, dice la Directora General de la UICN, Julia Marton-Lefèvre. “En Sídney, queremos colocarlas en el corazón de nuestras economías y nuestras sociedades. Habida cuenta de las difíciles problemáticas que enfrentamos, como el cambio climático, catástrofes naturales, seguridad alimentaria e hídrica, falta de estabilidad económica e incremento de las enfermedades infecciosas, ya es hora de empezar a utilizar las soluciones que la naturaleza nos ofrece.

Actualmente, más de 200.000 áreas protegidas abarcan cerca del 15% de las tierras y el 3% de los océanos del planeta. No sólo protegen algunas de las especies más amenazadas del mundo; también fomentan los medios de subsistencia y fortalecen las economías nacionales. Si bien el número de áreas protegidas ha aumentado en los últimos años, subsisten muchas lagunas en su cobertura global y muchas de ellas están mal manejadas y no cuentan con fondos suficientes.

El Ministro de Medio Ambiente y Patrimonio de Nueva Gales del Sur, Rob Stokes, comentó que Nueva Gales del Sur ha sido el anfitrión apropiado para el Congreso Mundial de Parques debido a su fuerte historia con la gestión de las áreas protegidas.

"Nueva Gales del Sur ha aumentado sus parques del 1% del Estado en 1967, cuando nuestro servicio de parques se estableció por primera vez, a una extensa red que abarca hoy más de siete millones de hectáreas o el 9% de nuestro territorio", afirmó Sr. Stokes.

"Estamos orgullosos de que casi una cuarta parte de los parques del Estado en Nueva Gales del Sur se cubra por acuerdos de gestión compartida con los propietarios tradicionales."

"Nueva Gales del Sur también es el hogar de segundo parque nacional más antiguo del mundo, y el primero en nuestra nación, lo que demuestra nuestro compromiso en el tiempo con la protección de nuestros activos ambientales y culturales".

El evento constituirá una oportunidad para que los gobiernos anuncien nuevos compromisos en pro de las áreas protegidas y planes de acción de emergencia, por ejemplo para combatir la crisis de la agravación de la caza furtiva en África. Los resultados del Congreso se recogerán en la Promesa de Sídney, que contribuirá a definir enfoques innovadores para abordar las metas de conservación y desarrollo en los años venideros.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de