También ha titulado de “un disparate” la opción de llevar agua al parque nacional de Las Tablas de Daimiel desde el pantano de Peñarroya, situado aguas abajo del parque natural de Las Lagunas de Ruidera.

Más que sofocar el incendio

Barreda ha asegurado que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha no se conformará con apagar el incendio de las turbas. Apuesta por "hacer un esfuerzo sostenible en el tiempo para conseguir la regeneración hídrica del Acuífero 23", el más afectado por la sobreexplotación en los últimos años y culpable de la actual situación del parque.

Plan del Guadiana

Por ello, Barreda ha comentado que la mejor opción para lograr la recuperación de Las Tablas es el Plan Especial del Alto Guadiana, porque está consensuado por mayoría y apoyado por todos los sectores sociales. Para poder aplicarlo, apuntó Barreda, que “es necesaria la financiación por lo que la reclama con firmeza".

Actuaciones sobre el acuífero 23

Las actuaciones sobre el acuífero problemático tienen que ir encaminadas hacia la instalación de caudalimetros y controlando las extracciones. Pero también, según Barreda, ha apostado por la “compra de los derechos de agua o, incluso, expropiándolo sino los venden".

Para Barreda, "el pato no lo pueden pagar ni los propios patos, ni los agricultores, ni el conjunto de la sociedad que vive sobre el acuífero subterráneo".