El incendio del Alt Empordà ha entrado este martes a las 20.30 horas en fase de control al dominar el foco que se resistía en Boadella y Terrades, ha informado el consejero catalán de Interior Felip Puig en declaraciones a los medios desde Figueres.

El conseller ha remarcado que es una "buena noticia" ya que el incendio se encuentra "acotado, perimetral y estable", pero ha pedido prudencia, porque se mantendrán los recursos, este miércoles y todo el jueves hasta que el incendio pueda darse por extinguido, en principio, el viernes.

Puig también ha avanzado que ya se levanta el confinamiento en los municipios dónde estaban restringidos los desplazamientos (Darnius, Agullana, Sant Llorenç de la Muga, Terrades y Albanyà), aunque queda una carretera cortada para facilitar el trabajo de los medios que han continuado en los puntos más conflictivos durante la noche en Boadella, en el santuario de la Salud.

Puig ha comentado que continuarán trabajando la mayor parte de los efectivos, aunque algunos empezaran a ser enviados a las bases, hasta que queden más de la mitad trabajando.

La electricidad también se ha restituido en todos los municipios y todavía quedan 500 líneas de teléfono fijo averiadas; mientras que el último balance de los heridos es de seis, dos en el Josep Trueta de Girona y cuatro en la Vall Hebron; el crítico de Barcelona ha dejado de estar en estado crítico aunque su diagnóstico todavía es grave.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de