Una guía editada por la Comunidad de Madrid recoge la importancia del calor terrestre como fuente de energía alternativa, y explica en qué consiste, cómo se extrae, cuáles son sus ventajas, las aplicaciones que tiene así como las instalaciones más emblemáticas del mundo en las que ya se utiliza el calor de las capas terrestres.

El consejero de Economía y Consumo, Fernando Merry del Val, acompañado del director general de Industria, Energía y Minas, Carlos López Jimeno, presentó este documento a la vez que inauguraba una jornada sobre esta fuente energética en el sector de la edificación.

Según recoge la guía, las ventajas del calor terrestre son varias, ya que supone una alternativa limpia a los combustibles fósiles, ofrece un flujo constante de energía, es un complemento excelente para las plantas hidroeléctricas, no emite gases contaminantes y requiere menos espacio que en otro tipo de estaciones energéticas.

Merry Del Val explicó que la Comunidad de Madrid se ha propuesto impulsar la energía geotérmica en la región, "una fuente renovable, alternativa y limpia cuyo uso ya es habitual en Estados Unidos y en los países del Norte de Europa".

En los últimos años la Comunidad de Madrid comenzó a recibir solicitudes para el aprovechamiento de estos recursos ya que en determinadas zonas de la región existen indicios razonables de su aprovechamiento, no sólo en el sector industrial para la generación eléctrica, sino también en el ámbito doméstico, dado su potencial para la calefacción, climatización y obtención de agua caliente.

Merry del Val recordó que el uso de esta fuente energética es importante, ya que puede contribuir a la reducción de nuestra demanda energética y a la reducción de emisiones de CO2, y destacó el potencial geotérmico español, que se estima en más de 600 kilotoneladas equivalentes de petróleo (ktep) anuales.

Los sistemas de climatización basados en la energía geotérmica solar están muy extendidos en otros países como Estados Unidos, Suecia, Alemania, Suiza, Austria y Holanda. Se estima que en Estados Unidos hay una potencia instalada del 1,8 giga vatios, y del orden de 300.000 instalaciones, con un crecimiento de un 20 por ciento anual.

En Europa el potencial es de 1,3 giga vatios en total, con unas 55.000 en Suecia; 18.000 en Alemania; 20.000 en Suiza, 17.000 en Austria y en Holanda, 5.000.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de