“En el sector energético, la energía distribuida y los clientes que la controlan representan una disrupción significativa y una amenaza para el sector de las compañías eléctricas. Dicho cambio podría desplazarlas de su posición actual y situarlas en un lugar donde sus servicios actuales podrían ser residuales“, señala Enric Vinyes, Automation & Advanced Grid Solutions Mkt & Business Development Manager de Schneider Electric Iberia.

A su juicio, uno de los problemas es que, a pesar de que el crecimiento de los recursos energéticos distribuidos (DER, en sus siglas en inglés) da a los consumidores una flexibilidad deseable y positiva, la gestión de una red más compleja recae directamente sobre las compañías eléctricas. Las redes, la fuente misma de la energía, deben ser reguladas y equilibradas para garantizar un suministro de calidad.

Transformación digital

Por esta razón, muchas compañías eléctricas ven en la transformación digital la única respuesta posible a la nueva realidad de su negocio.

Para Vinyes, “La adaptación y reinvención de los procesos de una compañía a través de la tecnología digital mejora enormemente su rendimiento. Para las compañías eléctricas es una forma de programar y automatizar procedimientos, algo clave para organizar los recursos energéticos en el back-end”.

Entonces, exactamente, ¿cómo les puede ayudar la transformación digital, en un entorno cada vez más complicado? En la actualidad, las compañías de distribución eléctrica ya cuentan con equipos conectados y requieren a sus proveedores productos y soluciones que incluyan tecnologías Internet de las Cosas (IoT).

Los dispositivos automatizados de la red y los nuevos sensores están cambiando la perspectiva a futuro y transforman el trabajo de los operadores de redes.

Todo ello permite a las compañías eléctricas distribuidoras conocer mejor sus sistemas y los niveles de eficiencia de las operaciones, pero también implica tener muchos más datos con los que lidiar.

Son conscientes de la diferencia entre recopilar datos y transformarlos en conocimiento útil a través de la gestión y el análisis de los mismos.

“Deben invertir en ello e incrementar sus habilidades para poder sacar partido a toda esa información. Desde incrementar sus competencias en programación hasta planificar, realizar simulaciones y gestionar los activos y operaciones. El uso de análisis avanzados les proporciona mejores perspectivas y una mejor toma de decisiones“, explica Enric Vinyes.

Compañías eléctricas

Es innegable que las eléctricas están experimentando un crecimiento tanto en los sistemas IT como en los OT y, su integración, es fundamental para la evolución hacia unas redes digitalizadas.

“Los datos son el futuro del negocio de las compañías eléctricas. Son el componente central de los mecanismos digitalizados para la gestión de activos y las operaciones de red, así como de la futura organización de la red“, indica.

Y es que en su opinión, una buena definición y una adecuada integración de los datos entre subestaciones, alimentadores, contadores inteligentes y aplicaciones clave como SCADA, DMS, OMS, GIS y gestión de activos, complementado con componentes externos, mejoran en gran medida la eficiencia operacional, la calidad del servicio y la toma de decisiones.

Fuente: EnergyNews,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de