Por Eva San Martín

esanmartin@ambientum.com

El programa Conto Energía de producción de electricidad a través de fuentes solares está teniendo algunos desarrollos interesantes en Italia. Detrás del nombre común,  Conto Energía, con el que los italianos conocen el la aplicación de la directiva europea de fuentes renovables (2001/77/CE), un mar de propuestas creativas surgen en el país vecino. Una de las peculiares es seguramente, la instalación de tejas tradicionales, pero ¡capaces de absorber y obtener energía a partir de los rayos de sol que reciben! Las piezas de barro con captadores concilian las normas de protección de monumentos y la obtención de energía.

A diferencia de la leyes y normativas anteriores, la transposición de la directiva europea en el país se ha centrado especialmente en las instalaciones pequeñas, y está destinada directamente a los consumidores finales. Por lo que medidas como la instalación de módulos solares en los tejados de la viviendas empieza a ser una medida que se extiende en las ciudades italianas.

”Se trata de un negocio lucrativo, ya que en Italia el sol brilla con intensidad similar a la de España o Grecia. No obstante, no todo el que quiera puede instalar en el tejado los paneles solares convencionales. Hasta ahora, las normas de protección de monumentos limitan este modo de obtención de energía en los edificios históricos”, explica una portavoz de TechTiles, que fabrican estas tejas, y que consiguieon hacerse con el premio Well-Tech en 2007.

Tejas en Venecia

Algunas de las ciudades que ya se han apuntado a las tejas solares es la histórica Venecia. La ciudad de los canales cuenta con abundantes tejas curvas de arcilla de color marrón claro, que los profesionales llaman “tejas árabes”, y que son perfectas para instalar los paneles solares. “Los oscuros colectores solares parecerían desagradables manchas destacando entre este mar de tejas y desfigurarían la idílica estampa renacentista. Como consecuencia, la ciudad de Venecia, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, podría perder algo de la mágica atracción que ejerce sobre los turistas procedentes de todo el mundo”, señalan.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de