Las consejerías de Medio Ambiente e Industria y Desarrollo Tecnológico del Gobierno de Cantabria distribuyó ayer bombillas de bajo consumo en los municipios de Santander y Piélagos.

Por otra parte, hoy, esta actuación de sensibilización con el ahorro y la eficiencia energética se trasladará Torrelavega, mientras que el jueves 27 y el viernes 28 lo hará en Castro Urdiales. Además, todos los días laborables, ambos departamentos distribuirán bombillas de bajo consumo en la sede de la Consejería de Medio Ambiente.

Todos los repartos se realizarán, entre las 12.00 y las 14.00 horas, hasta fin de existencias y para participar en ellos será necesario presentar el último recibo de la luz, con un máximo establecido de un recibo por persona. El calendario actualizado de estas actuaciones de sensibilización ciudadana con el ahorro energético puede consultarse en www.programaceroco2.com

Esta actuación, denominada “El desafío continúa”, es una iniciativa de las consejerías de Medio Ambiente e Industria y Desarrollo Tecnológico, en colaboración con el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), organismo dependiente del Ministerio de Industria.

La campaña, encaminada a reducir el ahorro energético de los hogares de Cantabria, a través del reparto gratuito de 100.000 bombillas de bajo consumo, se desarrollará hasta el próximo 22 de diciembre en las principales localidades de la comunidad autónoma.

“El desafío continúa” es la segunda fase de una iniciativa puesta en marcha a finales de 2007 y a través de la cual la Consejería de Medio Ambiente ya distribuyó 100.000 bombillas de bajo consumo, con el objetivo de fomentar la sustitución de un millón de bombillas de bajo consumo en la Comunidad Autónoma.

Así, esta nueva fase del “Desafío un millón de bombillas” se incluye en el Programa Cero CO2, actuación marco puesta en marcha en la pasada legislatura por el Gobierno de Cantabria. Con el Programa Cero CO2 el Ejecutivo cántabro pretende reducir las emisiones de dióxido de carbono de la comunidad autónoma para ajustarlas a los objetivos contenidos en el Protocolo de Kyoto.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de