Productores de petróleo determinan hoy en Viena si amplían los recortes a la producción

Lo primero que nos recuerda Javier García Breva, es que lo que se decida hoy en Viena viene a unirse a la propuesta que ha hecho el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al Congreso de vender la mitad de las reservas estratégicas de petróleo estadounidenses para equilibrar las cuentas públicas, algo, que a juicio de nuestro experto “sería terrible, porque bajaría aún más el precio del crudo“, aunque piensa que es complicado que salga adelante.

Tanto el debate de la OPEP como lo que haga finalmente Estados Unidos “resulta en una situación de cierta inestabilidad y que refleja algo que yo siempre he dicho: que el mercado del petróleo tiene tal volatilidad que para los países, como es el caso de España, o incluso el de la Unión Europea, que dependen casi casi en exclusiva de las importaciones de petróleo y gas porque, supone un gran riesgo“, señala García Breva. A su juicio, no hay que olvidar que todas las crisis económicas han tenido como detonante la subida de los precios del petróleo.

“En cuánto el petróleo fluctúe al alza España y la Unión Europea tienen un problema serio“, advierte.  En este sentido, critica que la bajada de los precios del petróleo no se haya aprovechado en España para reducir la dependencia, todo lo contrario, se ha importado más. “Me sorprende que ninguna entidad oficial en nuestro país que haya planteado un análisis estratégico de lo que supone una dependencia tan alta del petróleo“.

Producción del petróleo

Por otro lado, este experto dice que “hay que tener en cuenta que si Estados Unidos se dedica ahora a exportar sus reservas de gas esquisto y de petróleo a Europa inundará el mercado y entonces bajarán los precios ¿Eso favorece a las renovables? No, las perjudica“.

En este sentido, recuerda que los cálculos de la Agencia Internacional de Energía apuntan que va a seguir creciendo la demanda de petróleo pero no tanto la oferta, que depende mucho de la exploración de nuevos yacimientos, cuya inversión se ha reducido prácticamente a más de la mitad: los nuevos yacimientos sólo están reponiendo el 10% de todo el consumo. “Luego a largo plazo puede darse la situación de que no haya suficiente petróleo para a abastecer la demanda“, dice el presidente de N2E.

Javier García Breva piensa que, aunque a corto plazo puede bajar, la tendencia del precio del petróleo va a ser siempre al alza y que una economía como la española tendría que tener una estrategia ante la posibilidad de que suba y nos dio un dato esclarecedor: según Eurostat, la dependencia española del gas y del petróleo ha pasado del 81% en 2008 al 98% en 2016. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de