Esta novedosa instalación, es un referente mundial, abre las puertas a nuevos desarrollos marinos y a la creación de un nuevo sector productivo generador de riqueza y empleo.

La instalación energética de Mutriku es un proyecto fruto del trabajo conjunto de dos departamentos del Gobierno Vasco. Coincidiendo con el proyecto de nueva construcción de un dique de abrigo para la protección del puerto de Mutriku por parte del Departamento de Vivienda, Obras Públicas y Transportes, el Departamento de Industria, Innovación, Comercio y Turismo, a través del Ente Vasco de la Energía, planteó la posibilidad de incluir en la misma una instalación energética renovable para la producción de energía eléctrica aprovechando las olas que inciden en el dique, y que asimismo ofreciera un alto valor añadido a esta importante obra portuaria.

La instalación energética de Mutriku cuenta con tecnología denominada OWC (Columna de Agua Oscilante en sus siglas en inglés) de la compañía escocesa Wavegen, perteneciente al grupo Voith Hydro. Actualmente es una de las tecnologías de aprovechamiento energético de las olas más maduras que existen en el mercado. Las turbinas han sido fabricadas por la empresa vasca Voith Hydro Tolosa en la planta que esta empresa dispone en la localidad guipuzcoana.

La de Mutriku es la primera instalación marina conectada a red en funcionamiento en España y en la Europa Continental. Cuenta con 16 cámaras turbinas, con una potencia instalada total de 296 kW. Se trata de una planta demostrativa de las capacidades de esta fuente energética, pionera en toda Europa dada su novedad y características singulares. Se estima una producción anual de 600.000 kWh, lo que supone energía eléctrica suficiente para abastecer las necesidades de 600 personas. Esta energía producida de forma limpia y renovable evitará la emisión de 600 toneladas de CO2 al año, equivalente al efecto depurativo de 80 hectáreas de bosque.

El funcionamiento del sistema de Mutriku se basa en la presión que ejerce la ola sobre el aire. La planta cuenta con 16 cámaras de aire dentro del dique, de forma que al llegar la ola presiona el aire de las cámaras y éste asciende pasando por las turbinas y haciéndolas girar. Cuando la ola se retira, el aire es succionado y también pasa por la turbina, lo que en ambos casos produce un movimiento giratorio de cada turbina, siempre en el mismo sentido, que se aprovecha para mover los generadores y producir electricidad. El agua de mar nunca entra en contacto con los elementos electro-mecánicos de la instalación. Toda la energía eléctrica producida de esta forma limpia se inyecta directamente a la red general de distribución, lo que hace de Mutriku única en su tipo en todo el mundo, ya que las otras dos instalaciones existentes en Portugal y Escocia son prototipos que tienen por finalidad principal la investigación antes que la producción de energía. No así la instalación de Mutriku, que ya se trata de una planta pre-comercial.

La inversión total de este proyecto asciende a 6,7 millones de euros, de los cuales 2,3 M€ corresponden a la instalación energética. Cabe destacar que el de Mutriku es el único proyecto en energía marina en toda Europa de los apoyados por el 6º Programa Marco de la Comisión Europea que ha completado su instalación y puesta en marcha, y es la única instalación de las olas en funcionamiento en la Europa continental.

Estrategia Vasca en renovables al 2020

La instalación energética de las olas de Mutriku es una planta pre-comercial que pretende dar a conocer y probar la viabilidad de este tipo de instalaciones como fuente de abastecimiento energético.

La energía del mar cuenta con un notable potencial energético dada la abundancia del recurso. El País Vasco cuenta con una costa con un potencial de olas medio-alto, de aproximadamente 24 kW/m. Este potencial energético junto a unas condiciones no excesivamente agresivas hacen de nuestra costa un lugar idóneo para las instalaciones marinas de captación de olas.

El Gobierno Vasco ha apostado por el desarrollo energético marino, ya que el País Vasco cuenta con un sector industrial, naval y de investigación que puede aportar un gran valor en el desarrollo de esta fuente energética. Siendo el recurso energético de las olas en la costa vasca excepcional y el tejido industrial propicio, la energía del mar supone una apuesta de futuro para la creación de un nuevo sector productivo con perspectivas de un amplio crecimiento. Esto supone la apertura de nuevos sectores generadores de conocimiento, riqueza y empleo para nuestra sociedad.

En este sentido, uno de los principales proyectos en energía marina actualmente en fase de desarrollo e instalación es el Bimep (Biscay Marine Energy Platform), que será un centro de ensayos en mar abierto situado frente a la costa de Armintza, y que permitirá la prueba y ensayo de las diferentes tecnologías marinas para la captación de olas. Bimep reunirá en un solo punto los desarrollos tecnológicos más novedosos y a las empresas más punteras en el desarrollo marino. Una apuesta por el I+D en energía marina que atraerá conocimiento y será el punto de partida de un nuevo sector productivo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de