Según este estudio, el mercado de la energía actual no utiliza mejoras en las predicciones eólicas durante el día para optimizar el envío de sistema europeo, reducir costes y  emisiones; tampoco hace un uso efectivo de la capacidad de transmisión de la red, aumentando los costes y el riesgo de retrasos en la conexión de la generación de energía renovable y, por último, no crea señales transparentes sobre las restricciones del sistema  para informar de las decisiones de inversión en las redes de transmisión.

Una revisión de los varios sistemas de mercado en los países europeos y Estados Unidos reveló que los sistemas de precios nodales, también conocidos como precio marginal de localización, fueron los más efectivos para tratar estas cuestiones.  

En un estudio de simulación, el consorcio comparó el actual diseño del mercado de la energía europeo con el precio nodal y descubrió que adoptar esta práctica recomendada aumenta las transferencias de energía de la UE hasta el 34% y ofrece ahorros operativos de una mejor gestión de la congestión de 0,8 a 2,0 miles de millones de euros. 

El proyecto Smart Power Market liderado por CPI, que apoya el EU Project Re-Shaping, implicó a participantes de Ecofys, University of Cologne, University of Cambridge, University of Durham, Universidad Pontificia Comillas, y Dresden University.

Para el director del CPI, Karsten Neuhoff,  “la descarburación del sistema de energía de la UE implica más que la inversión en generación y red", además aseguró que su análisis indica que un mercado de la energía inteligente hace un uso más efectivo de las redes existentes, ofrece información para guiar la nueva inversión y crea flexibilidad para la integración de más energía eólica y solar.  



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de